CRISTALES: La devaluación de los valores

 

La devaluación de los valores

Nos referimos en esta ocasión a los devaluados valores familiares, morales y cívicos generando un deterioro de la sociedad que, lejos de avanzar, va en retroceso. En el ámbito familiar alarma el acelerado incremento de los embarazos de adolescentes, problema en el que México es el líder de los 34 países de la OCDE, en tanto que Coahuila ocupa el primer lugar nacional, con una tasa aproximada de 77 alumbramientos en menores de 10 a 19 años por cada 100 mil. Igual de alarmante es el creciente aumento de suicidios en niños y adolescentes, muchos de ellos, provocados por el bullying o acoso escolar y por la violencia intrafamiliar.

En el ámbito moral, el deterioro es un síntoma de la sociedad actual que, a decir de expertos, se manifiesta en un cambio progresivo que consiste en la aceptación de opciones que en otros tiempos eran inaceptables, como el calificar de anticuada a la mujer decente, arte a la pornografía, auténtico al que no sabe obedecer, buena familia la que tiene dinero, sin importar cómo se obtuvo, y persona de criterio abierto a quien carece de valores. En cuanto a la pérdida de valores cívicos, hoy, la Patria es un concepto abstracto y sin valor; no hay respeto a los ancianos ni a los padres ni a los maestros ni a las autoridades ni a la ley; la caballerosidad es obsoleta y la feminidad anticuada y un largo etcétera.

Por ello, es de aplaudir la campaña de sensibilización que inició la Secretaría de Educación de Durango dirigida a alumnos y maestros, para el fomento de los valores, ante problemas como la violencia escolar, el embarazo juvenil y la deserción escolar, entre otros. Los que aún tenemos fe en lograr el rescate del auténtico espíritu lagunero que permitió el nacimiento y prosperidad de nuestra Comarca, debemos transformar el deslavado color del cristal con el que muchos ven como normal el deterioro familiar, cívico y moral de la sociedad, en el brillante color del cristal con el que debemos ver el renacer del respeto, la honestidad, la honradez, la disciplina, la ética y el amor a la Patria que le pongan un alto a la acelerada devaluación de los valores.

¿No lo cree usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top