Anulan condena de 138 años a Diego Santoy; familia Peña Coss confía que se ratifique sentencia

Monterrey, Nuevo León(15/02/2020).- Casi 14 años después del asesinato de los niños Peña Coss, María Fernanda, de 3 años, y Érik Azur, de 7, Diego Santoy Riveroll, conocido como “El asesino de Cumbres”, ganó un amparo que anuló la sentencia de 138 años que recibió por el crimen y reabrió el proceso para que se dicte una nueva sentencia, informaron este viernes fuentes judiciales.

La resolución de un Tribunal Colegiado en Materia Penal no libera a Santoy, pero ordena repetir este mes siete careos con él, entre ellos los de su ex novia y hermana de las víctimas, Érika, y la madre de los niños, Tere Coss.

Los polémicos careos fueron públicos y se le permitió al acusado del multihomicidio del 2 de marzo del 2006 en la Colonia Cumbres a emitir acusaciones verbales contra la familia de las víctimas.

Los magistrados ordenaron a un juez local que dicte una nueva sentencia porque no consta en el juicio que durante los careos hubiera estado presente la defensa de Santoy.

Roberto Flores, abogado de la familia Peña Coss y ex Procurador estatal, consideró que el amparo no derivará en cambios en la condena.

«Están manifestando que se repongan los careos, única y exclusivamente los careos», dijo Flores, que ha representado a la familia desde el crimen.

«Están manifestando que todas las demás pruebas dentro del proceso quedan firmes» apuntó.

¿Qué hizo Diego Santoy?

El homicidio ocurrió el 2 de marzo del 2006, pero todo comenzó un par de años antes, cuando Érika Peña Coss conoció a Santoy Riveroll, se gustaron, comenzaron a salir y fueron novios durante dos años. Y después, Érika decidió terminar su relación con Diego, en marzo de 2006.

De acuerdo con las versiones que existen en torno al infanticidio, Diego no quería que su noviazgo con Érika acabara. El 2 de marzo de 2006, Santoy Riveroll se metió a casa de los Peña Coss, ubicada en la colonia Cumbres, con un pasamontañas y guantes de látex. Además, habría cubierto sus tenis con cinta adhesiva para no dejar huellas.

A partir de aquí, los detalles varían: Según algunos, Diego le entregó un cuchillo a Érika y le pidió que lo matara, pero ella se negó. Mientras discutían en la cocina, llegó Erik Azur, de 7 años, hermano de Érika, y Santoy Riveroll lo apuñaló en la espalda y el cuello. María Fernanda, de 3 años, escuchó los gritos y bajó, pero Érika (o Diego) la asfixió. Después Diego la habría golpeado con un martillo.

Antes de irse de la casa, Diego Santoy, “El Asesino de Cumbres”, secuestró a la empleada doméstica, Catalina Bautista. La metió a la cajuela de un automóvil de la familia Peña Coss y huyó.

Cuatro días después del homicidio, Diego y su hermano Mauricio Santoy Riveroll, quien, por cierto, fue detenido hace un par de días con 3 kilos de cristal en Monterrey, fueron detenidos en Oaxaca. Viajaban en un camión con la intención de llegar a Guatemala. Los trasladaron a Monterrey, donde Diego confesó el crimen y se declaró culpable.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top