Aplaza Corea del Norte ataque a Guam

Seúl, Corea del Sur (15/08/2017).- Corea del Norte rebajó hoy el tono contra Washington al asegurar que ha decidido «observar un poco más» las acciones de EU antes de ejecutar su amenaza de bombardear Guam, e instó a la nación norteamericana a desactivar la tensión y prevenir un peligroso conflicto militar.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, examinó los planes para atacar las inmediaciones de esta isla del Pacífico Occidental donde se alojan importantes bases estadounidenses y decidió «observar un poco más» la conducta de Washington antes de emprender la ofensiva, según informó la agencia estatal KCNA.

«De cara a desactivar la tensión y prevenir un peligroso conflicto militar en la península coreana, es necesario que EU se decante primero por una opción adecuada y lo demuestre con acciones», dijo Kim según el texto de KCNA.

Sin embargo, el líder norcoreano advirtió de que Pyongyang tomará una «importante» decisión si Washington persiste en llevar a cabo sus «imprudentes y extremadamente peligrosas acciones».

En este sentido, las palabras atribuidas a Kim parecen apuntar a los ejercicios militares Ulchi Freedom Guardian, que las tropas surcoreanas y estadounidenses tienen previsto iniciar el próximo lunes y que podrían volver a avivar la tensión regional:

El régimen de los Kim considera una provocación estas maniobras, una simulación computarizada a gran escala que involucra a decenas de miles de efectivos y que según los aliados tiene naturaleza defensiva y solo pretende ensayar respuestas a una hipotética invasión norcoreana del Sur.
En Seúl, el Presidente surcoreano, Moon Jae In, también quiso apaciguar los ánimos y aseguró que su Gobierno «evitará una guerra a toda costa».

«Debemos resolver pacíficamente el problema nuclear norcoreano sin importar los baches que haya», afirmó Moon en un discurso pronunciado con motivo del día de la independencia nacional en el que se conmemora el final del dominio colonial japonés sobre la península de Corea, que duró de 1910 a 1945.

También quiso tender una mano a Kim Jong Un asegurando que Seúl, que técnicamente se mantiene en guerra con su vecino desde hace más de 65 años, no quiere «el colapso de Corea del Norte» y que su Gobierno no persigue «la unificación a través de la absorción».

Por su parte, Donald Trump y el Primer Ministro nipón, Shinzo Abe, mantuvieron hoy una conversación telefónica en la que se mostraron de acuerdo en la importancia de colaborar con la comunidad internacional para evitar que Corea del Norte bombardee Guam.

Información de Reforma

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top