Caída del sector industrial nubla panorama de 2020

México (12/11/2019).- La producción industrial en México cayó 2.04 por ciento anual en septiembre, con lo que acumuló 12 meses consecutivos a la baja. Esta fue la mayor racha negativa desde la crisis financiera global de 2008-2009, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El dato negativo fue resultado de la fuerte caída en la industria de la construcción, así como el retroceso en la actividad minera y del debilitamiento de las manufacturas.

Para analistas de Banorte, es probable que la debilidad industrial continúe en el corto plazo, a pesar de los esfuerzos del gobierno por reactivar el gasto.

“Mantenemos nuestro estimado de actividad industrial para todo 2019 en menos 1.5 por ciento, reconociendo que los recientes choques temporales, que probablemente afectarán el dinamismo en las manufacturas y la ausencia de señales más definitivas de una mejoría en la construcción, apuntan a que los riesgos continúan sesgados a la baja”, indicaron en un reporte.

Analistas de Citibanamex indicaron que en el cuarto trimestre la industria podría presentar una modesta recuperación, impulsada por la demanda externa y una gradual estabilización de la inversión. Sin embargo, prevén una caída de 1.6 por ciento para todo el año.

De acuerdo con el reporte del INEGI, la construcción registró una caída de 7.3 por ciento anual, lo que significó su nivel más bajo en tres meses.

De manera particular, la edificación, principal pilar de la construcción, reflejó un retroceso de 6.44 por ciento , por lo que volvió a reflejar debilidad luego de un ligero avance durante el mes previo.

A su vez, los trabajos especializados para la construcción registraron un descenso anual de 14.14 por ciento, por lo que hilaron once meses de retrocesos, los últimos cinco meses fueron descensos de doble dígito.

Este componente está conformado por instalaciones, montajes, trabajos de albañilería y otro tipo de trabajos auxiliares, por lo que su cambio suele afectar al empleo.

Además, las obras de ingeniería civil cayeron 3.75 por ciento anual, por lo que hiló 15 meses en ‘números rojos’.

La construcción impulsa alrededor del 70 por ciento del total de ramas productivas a nivel nacional, ya que de las 262 ramas productivas impactantes, impacta en al menos 183 ramas productivas.

Por otra parte, la minería disminuyó 2.99 por ciento respecto a septiembre del año pasado, derivado principalmente por la contracción de 5.17 por ciento que registraron las actividades de extracción de petróleo y gas.

Industrias manufactureras muestran señales de debilidad
Las industrias manufactureras continuaron desacelerando durante septiembre, al presentar un crecimiento de 0.05 por ciento anual, su menor nivel en seis meses.

Trece de las 21 industrias pisaron terreno negativo. Los mayores retrocesos, los textiles en las industrias textiles (9.96 por ciento), las fábricas de prendas de vestir (9.26 por ciento) y los industriales que fabrican muebles, colchones y persianas (8.28 por ciento).

Las ‘ utilidades’ (energía eléctrica, agua y gas) crecieron 3.22 por ciento respecto a septiembre de 2018.

En la variación mensual, la producción industrial no mostró ninguna variación respecto al mes previo del año pasado.

Entre el periodo de enero-septiembre, las actividades industriales del país acumulan una baja de 1.7 por ciento, lo que significó su menor dinamismo para un primer año de gobierno desde que Vicente Fox ganó la presidencia.

Problema estructural
Para José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), a pesar de la voluntad expresa por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador (ha terminado la época de la no política industrial), México sigue pagando la factura de no contar con una estrategia integral en la materia.

“El problema es estructural, no es producto de una coyuntura ni tampoco tiene su origen en el exterior”, dijo.

En su opinión, la recuperación de la industria dependerá de un cambio estructural en materia de política económica, por lo que medidas aisladas no tendrán la capacidad de revertir la recesión en la que se encuentra, particularmente cuando el ciclo industrial de Estados Unidos ya entró en una clara desaceleración y hará sentir sus efectos durante los siguientes meses.

Información de El Financiero

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top