Coahuila: entre la espada de la 4T y la pared de la megadeuda

 

Las finanzas del estado de Coahuila se encuentran entre la espada de la megadeuda y la pared de la austeridad de la 4T. Por una parte, Coahuila se encuentra con una deuda heredada del sexenio de Humberto Moreira, cuyo pago representa el 4.7% del PIB estatal y el 75% de los ingresos de la entidad. Por otra parte, la llamada política de la austeridad enarbolada por el presidente Andrés Manuel López Obrador ahorca aún más a las entidades, reduciendo significativamente sus ingresos por participaciones federales.

El mega endeudamiento de Coahuila tuvo su origen en el sexenio de Humberto Moreira. En un inicio se hablaba de 36 mil millones de pesos, pero los pasivos han ido creciendo a grado tal de que al cierre de 2019, el monto era de 43 mil 661 millones de pesos, el más alto desde 2011. Como consecuencia, según el Consejo Cívico de Instituciones Laguna, Coahuila es la entidad que tardará más en pagar su deuda: 24 años.

Mientras tanto, el Gobierno Federal propone recortes para 2021 de hasta 108 mil millones de pesos para las entidades federativas del país. El fondo para el Fortalecimiento de los Municipios, el de Infraestructura y el de Salud son los que mayor recorte sufrirán. Por lo pronto, el gobernador Miguel Riquelme informó que Coahuila sufrió recortes por alrededor de 1 mil 425 millones de pesos y que los sectores más afectados fueron el Agropecuario, Seguridad y Transporte.

Esto ocurre en momentos en que Coahuila enfrenta necesidades impostergables de infraestructura pública, tanto urbana como rural, que no pueden esperar tras años de desinversión. Proyectos como los vinculados al plan Port to Plains, que tanta importancia juega en nuestro estado para las cadenas de suministros, pueden verse afectados notablemente. Asimismo, peligra la continuidad de programas prioritarios como “Coahuila Seguro”. Ante ello, el mandatario coahuilense ha manifestado que estudiará diversas vías para ejercer presión siempre desde dentro de la Alianza Federalista.

Definitivamente, amigo radioescucha, urge que Coahuila sea más eficiente, tanto en la recaudación como en el gasto de los recursos públicos, y que, además, se mantenga firme en el reclamo por la revisión y rectificación del Pacto Federal. Pero también es necesario demandar el involucramiento del sector privado para que con la participación y la inversión de todos podamos superar esta muy complicada situación que lleva a las finanzas coahuilenses a estar entre la espada de la 4T y la pared de la megadeuda.



Comenta esta noticia
Top