#ContextoSociológico: ‘Temas tabú: Torreonenses’

Luis Fernando García Abusaíd

¿Qué temas son prohibidos en la sociedad torreonense por prejuicios establecidos en nuestra cultura?

1. Existe una tendencia de culpar al otro de nuestros problemas. Las culpas de nuestro retraso socioeconómico se las llevan Saltillo, o los gobiernos estatales de Rogelio Montemayor a Rubén Moreira, y con cierta razón.

¿Cuándo empezaremos a asumir nuestra responsabilidad de lo que nos sucede, a partir de nuestra incapacidad casi genética para unirnos y construir el mejor futuro para Torreón?

2. Somos regionalistas. Pero, ¿cuestionamos alguna vez, los vicios que esto conlleva?

Sentirnos moralmente superiores a los no torreonenses; ser nostálgicos, faltos de autocrítica y resistentes al cambio. Por eso imaginamos, más allá de Matamoros todo es «x».

3. LALA, Soriana y Peñoles juegan un papel clave en la economía; empero, nunca les exigimos que vinculen de manera transparente sus proyectos empresariales a la sustentabilidad de la Región para asegurar la vida plena de nuestros nietos, bisnietos y tataranietos. Más allá del desahogo entre amigos, no pasamos.

Sólo recrudecemos nuestra ambivalencia ante esos corporativos y nada más.

4. De 2007 a 2014 vivimos un período de violencia extrema que dañó el cuerpo, la psique y el alma torreonenses. ¿Aprendimos cómo nos afectó esa violencia?

¿Qué tanto de ella la hicimos crónica y la reproducimos en nuestra cotidianeidad? ¿En qué etapa de ese duelo colectivo nos encontramos? ¿En la negación? ¿Ira? ¿Negociación? ¿La depresión o aceptación?

5. Somos una ciudad de raíces jóvenes pero no las honramos.

Casi toda efigie, placa o monumento de nuestros fundadores, migrantes o personajes históricos son inexistentes. Nosotros las destruimos.

6. ¿Por qué nos cuesta aceptar que la matanza de 303 chinos el 15 de mayo de 1911, pudo ser por «la xenofobia y el resentimiento de las clases empresariales torreonenses; cuando hay datos forenses que lo demuestran así»?

Tocar estos temas tabú es crucial para desmitificarlos, enfrentar la verdad y el dolor que conllevan. Sólo así creceremos como torreonenses.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top