Crisis por coronavirus mejora la calidad del aire, pero no sustituye la acción climática: OMM

Ciudad de México (25/03/2020).- A pesar de que existe una disminución considerable de la contaminación en países como China e Italia, que actualmente son de los más afectados por el COVID-19, los niveles de dióxido de carbono mundiales han sido, hasta ahora, más altos que el año pasado.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM ) señala que aunque los esfuerzos para controlar la pandemia de coronavirus han reducido la actividad económica y conducido a mejoras localizadas en la calidad del aire, no son sustituto de acciones contra el cambio climático.

Advirtió que una vez que termine la emergencia, tal y como ocurrió después de la crisis del 2008, donde fue seguida por un rápido aumento de emisiones, por lo que señalaron que es necesario cambiar esa trayectoria.

El mundo necesita demostrar la misma unidad y compromiso con la acción climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que contener la pandemia de coronavirus. El fracaso en la mitigación del cambio climático podría conducir a mayores pérdidas tanto de vidas como económicas durante las próximas décadas», dijo.

A través de un comunicado, expertos de esta organización explicaron que aunque es muy pronto para evaluar las implicaciones para las concentraciones de gases de efecto invernadero que son responsables del cambio climático a largo plazo son más altos que el año pasado.

El mundo necesita demostrar la misma unidad y compromiso con la acción climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que contener la pandemia de coronavirus. El fracaso en la mitigación del cambio climático podría conducir a mayores pérdidas tanto de vidas como económicas durante las próximas décadas», dijo.

Cabe señalar que según un análisis realizado para Carbon Brief, el bloqueo y la reducción de la actividad económica en China condujeron a una reducción estimada del 25% en las emisiones de CO2 durante cuatro semanas. Mientras que en Italia, existe una tendencia gradual de reducción de alrededor del 10% por semana durante las últimas cuatro a cinco semanas ha sido confirmada por observaciones de superficie del Servicio de Monitoreo Atmosférico Copérnico de la Unión Europea.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top