CRISTALES. AMLO: aprobación a la baja y desaprobación al alza

Por primera vez en los 16 meses de gobierno, la aprobación a la gestión del presidente López Obrador cayó por abajo del 50%: según el estudio de GEA-ISA publicado ayer, la aprobación ciudadana del mandatario cayó de 57% en diciembre de 2019 a 47% en este mes de marzo y la desaprobación aumentó de 38 a 46% en el mismo lapso. El sentimiento de esperanza ante la situación actual del país se redujo del 41 al 34% y el de enojo creció del 17 al 26%. En cuanto a si vamos por el rumbo correcto también bajo del 45 al 37% y por el rumbo equivocado subió del 42 al 48%. Analistas coinciden en que una razón de este declive es la manera en que se ha manejado la contingencia por el coronavirus y las contradicciones entre el discurso oficial y la realidad que se vive en el mundo.

Llama la atención que el número de contagiados en México es ínfimo, si se compara con nuestro vecino del norte, cuyo sistema de salud es por mucho, más avanzado que el nuestro, lo que genera la sospecha fundada de que las cifras pudieran estar manipuladas. Y no se diga el número de muertos: en EU ya van más de mil, mientras que en México sólo se reportan 8, por lo que nuestro presidente desaprovechó la magnífica oportunidad de enseñarles a sus homólogos del G-20 en la reunión virtual que sostuvieron esta mañana, cómo obtener mejores resultados en el combate al COVID-19. Sarcasmos aparte, también se ha criticado al gobierno federal la negativa a apoyar a las empresas para enfrentar los estragos que ya está causando en la economía la pandemia, por lo que los gobiernos estatales han tenido que entrarle “al quite” con incentivos fiscales y gestión de créditos.

Y aunque el presidente anunció que destinará 400 mil millones de pesos para enfrentar la crisis del coronavirus, nomás no se ve de dónde los vaya a sacar porque esos recursos no aparecen en el Presupuesto de Egresos y al Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios sólo le quedan 160 mil millones de los que la mitad serán para cubrir la caída de los precios del petróleo, por lo que se recurrirá al déficit fiscal y a más deuda pública. De ahí la urgencia  de cambiar el engañoso color del cristal de las verdades a medias y las mentiras completas por el claridoso color de la realidad como es y no como la 4T quisiera que fuera, para frenar la aprobación a la baja y desaprobación al alza del presidente.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top