CRISTALES. Cambiar para seguir igual… o peor

 

Ya se escuchan algunas voces, que aún son minoría en este país, repetir la sentencia catoniana: “Estábamos mejor cuando estábamos peor”, y en lo absurdo de lo insólito, dicen extrañar al PRI, el tricolor ‘malo por conocido’, al que ya lo consideran mejor que el púrpura, que califican como “peor por empezarse a conocer”. Los detractores de Morena argumentan que, al menos, los priístas guardaban un poco las formas y maquillaban prácticas de autoritarismo y corrupción que los morenistas no tratan de disfrazar. Al asegurar que salimos de la Guatemala del PRI para entrar a la Guatepeor de Morena, esgrimen los números negativos de los primeros 7 meses de la 4T en materia económica, política, de seguridad, de salud y de empleo.

Otra crítica recurrente hacia el titular del Ejecutivo es su proclividad a la contradicción. El Presidente aseguró ayer: ‘Yo no digo mentiras y siempre hablo con la verdad’; sin embargo, hoy se publicó que Verificado, equipo de Fact Checking analizó un total de 92 frases dichas por el Presidente, desde diciembre del 2018 a mayo del presente año y tuvo como resultado que el 43.5% de las mismas fueron realidad, 30.5% falsas y 26% engañosas. Por su parte, diversos analistas coinciden en que AMLO no respeta puntos de vista u opiniones divergentes ni soporta la crítica, aunque dice ser un defensor de la libertad de expresión, pero en varias ocasiones, en las ‘mañaneras’, ha intimidado a los que se han atrevido a ejercer su derecho a discrepar de él.

Tampoco se vale que hoy expriístas quieran darse baños de pureza, como el ex gobernador de Coahuila, Rogelio Montemayor, quien ayer, en su carta de renuncia al PRI, que lo cobijó toda su vida política, fustigó el proceso interno del partido, al que califica como “plagado de irregularidades”, cuando a él se le acusó de ser el artífice del Pemexgate por desviaciones millonarias a la campaña de Francisco Labastida en el 2000. De ahí la urgencia de que todos los mexicanos cambiemos el tramposo color del cristal de las comparaciones engañosas de Morena con el PRI, por el luminoso color del cristal de la visión que abarca todo el bosque y no sólo uno de sus árboles, recordando que el pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla y que México no tomó la decisión de cambiar para seguir igual… o peor.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top