CRISTALES. Combate a la corrupción: de dientes para afuera

Hoy se conmemora el Día Internacional contra la Corrupción, por lo que es pertinente revisar y analizar las estrategias gubernamentales de los 3 niveles para que el discurso del compromiso a combatir esta lacra que corroe la vida nacional se plasme en la realidad y que se persiga y castigue este delito. En décadas recientes México suscribió diversos tratados internacionales para abatir la corrupción y el soborno en todas sus formas; sin embargo, la firma de estos compromisos no se ha visto plasmada en acciones concretas, a grado tal que algunos mecanismos de evaluación han advertido su incumplimiento en reiteradas ocasiones. Los gobiernos de este país nuestro, sean del color que sean, prometen medidas contra la corrupción sin cumplir ni entregar resultados satisfactorios.

Así por ejemplo, de 1999 a diciembre del 2017, México inició únicamente 3 investigaciones en contra de empresas, pero ninguna de ellas derivó en sanciones de algún tipo. Caso contrario a distintos países signatarios de la convención de la OCDE que sí han empleado sus leyes de cohecho. En EU las autoridades han sancionado a 125 empresas por este delito, Alemania ha generado 11 sanciones, los Países Bajos y el Reino Unido 7, entre otros, que han sancionado de una a seis empresas. Por otra parte, priorizar la licitación pública debe ser la principal modalidad de contratación para una compra pública; sin embargo, hasta noviembre de 2019 CompraNet reporta que el gobierno federal actual adjudicó de manera directa el 77.7% de todos sus contratos, porcentaje superior al de sexenios anteriores, ya que entre 2010 y 2018, el promedio fue de 72%. ¿Qué le parece?

Bien haría el gobierno de la 4T en cumplir con los tratados internacionales que ha firmado nuestro país para garantizar el buen funcionamiento de los sistemas anticorrupción nacional y locales y de las fiscalías anticorrupción, de tal forma que logre cambiar el engañoso color del cristal de la simulación por el definido y confiable color del cristal de la honestidad, para que el combate a la corrupción deje de ser un compromiso sólo de dientes para afuera.

¿No lo cree usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top