CRISTALES. Consecuencias de las imposiciones y el extremismo 

Se veía venir. Era la crónica de una renuncia esperada. Carlos Urzúa, tal vez el mejor elemento del gabinete de AMLO finalmente se decidió y abandonó su responsabilidad al frente de la Secretaría de Hacienda, luego de que, a su vez, él había sido abandonado o, por lo menos ignorado, por su jefe. En una dura carta de renuncia, argumentó que “se tomaron decisiones de política pública sin sustento e imposición de funcionarios sin conocimiento”. Urzúa consideró que la política económica debe realizarse con base en evidencia, libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda. Advirtió que hubo muchas discrepancias en materia económica, “porque se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”. No aceptó que se le  impusieran funcionarios que no tienen conocimiento de la hacienda pública, motivado por personajes influyentes del gobierno con un patente conflicto de interés, denunció.

Las reacciones negativas de la renuncia de Urzúa no se hicieron esperar: el peso se depreció 35 centavos frente al dólar y la bolsa de valores cayó 1.17% inmediatamente después del anuncio. Analistas económicos y dirigentes empresariales lamentaron la salida del funcionario, advirtiendo un adverso panorama para las finanzas nacionales y exigiendo certidumbre y Estado de derecho. Al anunciar a quien fuera su titular de Finanzas en el gobierno del DF y hasta hoy subsecretario de Hacienda Arturo Herrera, al relevo de Urzúa, López Obrador dijo: “Como es una transformación, a veces no se entiende que no podemos seguir con las mismas estrategias; no se puede poner vino nuevo en botellas viejas”, lo que generó comentarios negativos en redes sociales, al desacreditar a quien momentos antes había reconocido como un funcionario eficaz que logró mantener las finanzas sanas.

En 7 meses, la 4T de López Obrador suma 9 bajas en su equipo, 3 de ellas de alto nivel, destacando la de Germán Martínez al IMSS, quien denunció que había una injerencia perniciosa de funcionarios del gobierno de AMLO, quien deberá cambiar el confuso y difuso color del cristal de la incertidumbre por el preciso y conciso color del cristal de la certeza y la confianza de que sí hay rumbo de nación, y dejar de sufrir las consecuencias de las imposiciones y el extremismo.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top