CRISTALES. Coronavirus: ni alarmistas ni valemadristas

El coronavirus o Covid 19 ya afectó la salud financiera mundial, con la caída de las bolsas, la cancelación de vuelos de Europa a EU anunciada por Donald Trump; el cierre de negocios en Italia. En el terreno deportivo: se suspendió la Liga de Campeones de la Concacaf, la Liga Española de Futbol, así como la de EU, Holanda y Portugal, entre otras, la de basquetbol norteamericana, el Grand Prix de Australia, el Abierto de Tenis City Open y un largo etcétera. Ayer la OMS declaró al coronavirus como pandemia mundial y autoridades sanitarias de varios países anunciaron la suspensión de actividades con el fin de evitar la expansión del virus. En México, el dólar alcanzó hoy un nuevo máximo histórico de $22.97 y la BMV tuvo que suspender por 15 minutos ante la caída de 7%, la peor desde 1998.

Lo bueno es que nuestro señor presidente, como en la máxima del Chapulín Colorado, “que no panda el cúnico”, ya dijo que no hay de qué preocuparse, que no suspenderá sus giras ni se restringirán los viajes provenientes del extranjero; sólo se escalará el tamizaje de sanidad en aeropuertos para que se pueda identificar a personas con síntomas de Covid 19. Pero lo que resulta extraño es que, mientras en EU se reportan mil 281 casos confirmados, aquí sólo tenemos 12; incluso en Costa Rica, que por su extensión cabría 38 veces en nuestra república, tiene más casos que nosotros, lo que lleva a sospechar si no habrá ocultamiento de información para no generar más pánico en los mercados ni alarma en los ciudadanos.

La mayoría de los países están tomando medidas preventivas, algunas muy drásticas, mientras que en México, a decir de los que saben, no se le está dando la seriedad debida al problema. Ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre, dice el dicho; el justo medio es el ideal, por lo que, antes del irracional color del cristal de los extremos nocivos, debemos optar por el ecuánime color del cristal de la información objetiva y fundamentada para tomar las debidas precauciones y ejecutar las acciones preventivas precisas, de tal forma que, ante la pandemia del coronavirus, no seamos ni alarmistas ni valemadristas.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top