CRISTALES. Criminal desvío de recursos

 

Nos referimos en esta ocasión al criminal desvío de recursos detectado por la Auditoría Superior de la Federación por más de 2 mil millones de pesos en 20 estados del país que se dilapidaron en sueldos excesivos, cheques que no fueron cancelados, pagos a personal sindicalizado, pagos con dinero que no estaba destinado a sueldos, pagos a personas que nunca trabajaron o que no tenían los requisitos para ocupar una plaza, dinero destinado a pagar prestaciones y salarios a personas que ya no trabajaban, que nunca firmaron un contrato o que tenía licencia sin goce de sueldo. Las partidas de las que salió ese dinero fueron del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, del Seguro Popular y de Prospera.

No se sabe la cantidad exacta de cuánta gente se benefició de esos desvíos, pero se tiene un registro de al menos 7 mil 685 seudo trabajadores que cobraron dinero destinado a la salud de millones de mexicanos en situación de pobreza. De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval, en México 15.5 millones de personas tienen carencia por acceso a los servicios de salud y en este caso, los seudo trabajadores de los gobiernos estatales fueron en su mayoría personas que debían estar en hospitales o en unidades móviles de salud. Y aunque el mal de muchos no debe ser consuelo de los demás, dentro de lo malo, lo bueno es que Coahuila y Durango están en la lista de los 12 estados a los que no se les encontró este uso corrupto del dinero federal.

 Mientras tanto, los usuarios de clínicas y hospitales del sector salud a nivel estatal y federal siguen padeciendo de falta de medicinas, instrumental, insumos y equipo médico; insensibilidad en la atención de algunos doctores, enfermeras y personal administrativo; casos de iatrogenia o negligencias médicas; sobresaturación en consultas, urgencias, quirófanos y demás, entre otras múltiples carencias, lo que lleva a exigir a las autoridades acciones concretas y efectivas para cambiar el viciado e insalubre color del cristal de las malas prácticas gubernamentales por el higiénico y saludable color del cristal de le honradez, la eficiencia, la calidad y la calidez del servicio público que lleve a terminar con el criminal desvío de recursos.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top