CRISTALES. Criticable gasto en imagen gubernamental

El costo de una buena imagen: un análisis de la Información del Ejercicio del Gasto 2019, es una investigación del IMCO, en la que analiza las principales partidas y variaciones del gasto público de los 32 estados. En comunicación social tuvo una variación promedio de 72% entre lo que se presupuestó y lo que efectivamente se gastó. Sin embargo, hubo casos como el de Durango, donde la variación fue del 260% y en Coahuila lo erogado en ese renglón fue 10 veces superior a su gasto total en protección social. El informe señala que “los gobiernos estatales, en complicidad con sus congresos, gastan miles de millones de pesos en publicidad oficial adicionales a los presupuestados cada año”. En 2018 fueron 3 mil 372 millones de pesos más, equivalente a 2 veces el monto asignado a comedores comunitarios el mismo año.

Los estados que menos se apegaron a su presupuesto de comunicación social fueron Puebla, cuya variación fue de más de 45 mil por ciento, Sinaloa más de 2 mil y Veracruz con más de mil por ciento. La mala planeación del gasto  permite un uso proselitista y discrecional del dinero público, además de que los presupuestos en los estados se ejercen con simulación y a discreción del Ejecutivo. La difusión de información favorable para algún funcionario no es ni debe ser prioridad en el gasto, por lo que urge reducir la discrecionalidad en el ejercicio del erario, que las entidades federativas se apeguen al monto presupuestado, que el gasto en propaganda sea justificado y rastreable, limitándose a informar el quehacer gubernamental de interés ciudadano y no a promover la imagen individual del gobernante en turno, como se suele suceder.

Cuando un gobierno hace bien lo que debe hacer, no necesita gastar en la publicidad de sus acciones, porque sus gobernados se lo reconocen. Ninguna propaganda cambia la percepción negativa de una mala administración, por lo que las autoridades deben cambiar el lamentable color del cristal del gasto excesivo e injustificado en comunicación por el alentador color del cristal de las sabias decisiones dictadas por las prioridades en el manejo del erario que terminen con el criticable gasto en imagen gubernamental.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top