CRISTALES. Cuestionamientos a los Tres Poderes de la Unión

No es privativo de la 4T: los cuestionamientos a los Tres Poderes de la Unión (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) datan desde que México es México, es decir, desde que dejó de ser colonia de España y se convirtió en República. Pero se esperaba un cambio radical con el nuevo gobierno, como lo prometió el presidente siendo candidato y luego ya en funciones y, por desgracia, no ha sido así. Para muestra, van estos tres botones. En el Ejecutivo, en lugar de ir a la vanguardia y optar por las fintech o empresas de tecnología financiera, con banca en el celular, tarjetas de crédito virtuales, transferencias en tiempo real y demás adelantos, AMLO anunció que construirá 2 mil 700 sucursales del Banco del Bienestar que costarán 10 mil millones de pesos, cuando sería más barata una banca con tecnologías digitales. El banco del gobierno va a tener más sucursales que BBVA, con mil 834, la institución privada que más tiene, lo que ha llevado a algunos malpensados a sospechar sobre una nueva nacionalización de la banca, como lo hizo JoLoPo en 1982.

En el Poder Legislativo, la austeridad le hace lo que el viento a Juárez y nueve años después de inaugurado el flamante y carísimo edificio de la Cámara de Senadores en Paseo de la Reforma, ya le destinaron 255 millones de pesos para obras de prevención y rehabilitación de sus instalaciones, dizque “con el fin de brindar seguridad y protección a trabajadores y legisladores”. Pero el colmo del despilfarro, el descuido y la falta de supervisión es que desde la entrega del inmueble se detectaron vicios ocultos y problemas de goteras y filtraciones de agua al por mayor, de los que nadie se hizo responsable. Y en el Poder Judicial, luego de la renuncia de Eduardo Medina Mora a la SCJN, se incrementó de 3 a 4 el número de Ministros que López Obrador pudo nominar, de 11 en total, y debilitó al sector de la Corte identificado como opositor al gobierno, lo que le da un mayor dominio al presidente sobre el Judicial, poniendo en tela de juicio, una vez más, el equilibrio de poderes.

Una verdadera transformación, como la prometida por el régimen actual, tan urgente y necesaria para el país, debe eliminar prácticas nefastas a las que eran tan proclives los gobiernos del PRI y del PAN, lo que implica cambiar el retrógrado y vetusto color del cristal de la vieja política por el vanguardista color del cristal de la nueva gobernanza que acabe con los cuestionamientos a los Tres Poderes de la Unión.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top