CRISTALES. Datos duros objetivos sin opiniones parciales subjetivas

 

La mayoría de las opiniones en torno al gobierno de la 4T son extremas: o lo alaban sin medida o lo reprueban totalmente. Ven sólo lo blanco o lo negro, sin observar los matices de gris, es decir, son parciales y subjetivas. Los datos duros, por el contrario, son objetivos e imparciales. Y a la luz de su análisis, es posible normar un mejor criterio y respaldar un juicio. Así, la información fría, desprovista de toda acalorada interpretación, nos dice que, al menos en el ámbito económico, no vamos requetebién, como asegura el presidente: el desempleo ha repuntado, ya que en 2019 sólo se generaron 342 mil fuentes de trabajo, lo que arroja un saldo desfavorable de 58 mil empleos menos desde el arranque del año pasado, cuando en 2018 fueron 661 mil y en 2017 802 mil nuevas plazas. Además, en los primeros 13 meses de Peña se crearon 512 mil empleos, con Calderón 351 mil, con Fox 290 mil y con AMLO se dio un déficit de 36 mil plazas menos.

La industria de la construcción, clave en el comportamiento económico del país, sigue en caída libre: en octubre pasado registró menos 1.7%, lo que ya lo ubica 8% por debajo del nivel del mismo mes del 2018. Igual, la inversión fija bruta continúa a la baja: menos 8.7% de octubre de 2018 a octubre de 2019. Cierto: el salario mínimo ha tenido un aumento sin precedentes, pero el salario contractual sólo creció 1.7% en términos reales en 2019 y 5.4% en términos nominales; en cambio el aumento de precios fue, en promedio, del 10%. El sector privado y organismos cívicos alertan sobre un escenario de alto riesgo, destacando la cancelación de las rondas petroleras y el cambio de reglas en el sector energético, que provocarán un desabasto de energía en la segunda mitad del sexenio, además de que las decisiones equivocadas en materia económica incrementan la desconfianza hacia el Ejecutivo.

Por el bien de esta Patria nuestra, dejemos la confrontación y hagamos a un lado las filias y fobias ideológicas y partidistas para centrarnos en el análisis de los hechos, las decisiones, acciones y omisiones gubernamentales. Así se podrá cambiar el confuso y difuso color de las interpretaciones infundadas por el conciso y preciso color de los datos duros objetivos sin opiniones parciales subjetivas.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top