CRISTALES. Defensores “de a mentiritas” de un problema “de a deveritas”

Este sábado 21 de septiembre es la Cumbre de la Juventud sobre el Clima de las Naciones Unidas, una propuesta para jóvenes líderes que están inmersos en el impulso de la acción climática  y presentarán a la ONU para colaborar con los responsables en abordar el problema de mayor calado de nuestra era. Esta histórica cumbre tendrá lugar en Nueva York, y forma parte de un fin de semana de actividades previas a la Cumbre sobre la Acción Climática del lunes 23. La Cumbre de la Juventud sobre el Clima consiste en una serie de actos que reúne a jóvenes activistas, innovadores, promotores del cambio y comprometidos con la lucha contra el cambio climático, con la decisión de afrontar este enorme desafío. La jovencita sueca Greta Thunberg encabeza la huelga global por el clima con una congruencia y una constancia que ya la quisiéramos muchos.

La adolescente de 16 años, fuerte candidata al Nobel de la Paz 2019, logró trascender en menos de un año, más allá de las fronteras suecas. Su lucha comenzó en agosto del año pasado con el Friday For Future o Viernes por el Futuro, cuando empezó a faltar a clases ese día de la semana para apostarse en el Parlamento sueco con un cartel-consigna: ‘Huelga escolar por el clima’, que se extendió después por todos los continentes, y miles de jóvenes activistas realizaron sus propias protestas. Por fortuna cada día se suman más a esta cruzada, pero por desgracia sigue siendo inmensa mayoría a la que le vale el deterioro del planeta y sólo manifiesta su preocupación de dientes pa’fuera sin renunciar a las comodidades cuyos beneficios egoístas son directamente proporcionales a los perjuicios que genera en el medio ambiente y al cambio climático con el calentamiento, o mejor dicho, “alocamiento” global.

“Sé parte de la solución, no de la polución” es una de las consignas de este movimiento, por lo que este es el momento, antes de que sea demasiado tarde, para cambiar el agonizante color del cristal de un planeta en vías de extinción por el floreciente color del cristal del “refrescamiento” global, con acciones concretas y efectivas, de tal forma que dejemos de ser defensores “de a mentiritas” de un problema “de a deveritas”.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top