CRISTALES. Del iluso optimista al pragmático realista 

Cuando digo que prefiero ser optimista que pesimista porque una dificultad la veo como una oportunidad y no al contrario, tampoco peco de iluso ni trato de tapar el sol de la realidad con el dedo del autoengaño; estoy convencido de que las expectativas del país en materia económica y de seguridad pintan un panorama adverso e incierto, aunque los deseos vayan en sentido contrario y los propósitos apunten a poner todo lo que esté a nuestro alcance para que la situación se revierta en la medida de lo posible. Por desgracia, el presidente López Obrador no distingue entre expectativas, deseos y propósitos, pecando de un iluso optimismo en el que el realismo pragmático brilla por su ausencia y la autocrítica queda anulada por el autoengaño.

Prueba de ello es que en su mensaje de Año Nuevo, el primer mandatario no tuvo empacho en asegurar: Vamos bien aunque podemos ir mejor. ¿De veras lo cree, cuando 2019 cerró con un récord nada presumible de más de 38 mil homicidios, es decir, uno cada 15 minutos a lo largo de los 365 del año? ¿Es de ufanarse un crecimiento económico de cero por ciento, cuando prometió que sería del 2% en su primer año de gobierno y del 4 al final del sexenio? ¿Y  qué decir de la incertidumbre generada por las acciones fallidas de gobierno, las decisiones autoritarias y el empantanamiento de la gran mayoría de los proyectos de infraestructura, decididos sin sustento técnico ni fundamento social ni viabilidad económica, lo que ahuyentó inversiones productivas e inhibió la generación de más y mejores empleos?

No, señor presidente. No vamos bien, aunque sí podemos ir mejor, para lo que deberá proponerse cambiar el patético y antiético color del cristal de la polarización maniqueista de buenos contra malos, de sus otros datos que no coinciden con la realidad y de su iluminado mesianismo por el promisorio y alentador color de la empatía, la tolerancia, el reconocimiento de errores y la capacidad de rectificarlos para que 2020 vea la anhelada metamorfosis que transforme al iluso optimista en el pragmático realista.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top