CRISTALES. Desconfianza informativa e incertidumbre ciudadana

Hasta la noche de este lunes había 185 mil contagiados de coronavirus y 22 mil 500 fallecidos en México, según cifras oficiales, aunque expertos en la materia a nivel nacional e internacional cuestionan la metodología de medición y, más aún, el optimismo gubernamental de que ya se está domando la pandemia, lo que, evidentemente, no es cierto. Se percibe que hay ocultamiento de la verdad, lo que genera pérdida de confianza y credibilidad, por lo mismo, angustia e incertidumbre al no saber con exactitud en dónde estamos parados, porque la curva de nuevos casos de contagio sigue al alza y el anunciado aplanamiento no tiene para cuándo.

El investigador del CIDE Sebastián Garrido publica en su cuenta de Twitter la línea ascendente, desde marzo hasta el 21 de junio, de casos activos, lo que confirma que la curva no se ha aplanado ni se ha llegado al pico ni se ha domado ni se ha dado la vuelta al número de contagios, como se empeña en asegurar la 4T. Lo mismo pasa con el número de decesos que se reporta diariamente, ya que siguen sin hacer públicas las defunciones en la plataforma IRAG que registra los casos de Infecciones Respiratorias Agudas Graves de personas que fallecieron por neumonía atípica, influenza y otros males respiratorios como el COVID-19. Tan sencillo como comparar la cifra actual con la de años anteriores para conocer la dimensión de la mortalidad generada por el coronavirus.

Lo cuestionable es que la información existe, pero por razones que se desconocen, la Secretaría de Salud se niega a hacerla pública, a pesar de que ya se le ha solicitado en diversas ocasiones, lo que lleva a preguntar por qué el gobierno federal esconde datos sobre la pandemia. Lo cierto es que México es uno de los países que menos pruebas hace en el mundo, y problema que no se mide, no se puede solucionar. De ahí la exigencia de cambiar el confuso y difuso color de la desinformación y el ocultamiento de datos por el preciso y conciso color de la verdad para acabar con la desconfianza informativa que genera incertidumbre ciudana.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top