CRISTALES. Deudores de impuestos jodones… y jodidos

El escándalo desatado por la investigación del Centro de Análisis Fundar que reveló las condonaciones y cancelaciones de impuestos de 2007 a 2018 por 745 mil millones de pesos a empresas, artistas, políticos y millonarios, vino a corroborar que hay mexicanos de primera y de segunda o, popularmente dicho, deudores de impuestos jodones y jodidos, es decir, los fifís que tienen la suficiente influencia para que Lolita les perdone su carga fiscal, y todos los demás, la chusma, que sí paga sus contribuciones a Dolores. 10 años tardó Fundar para que, por fin, la Suprema Corte de Justicia determinara que el secreto fiscal podía abrirse y poner al descubierto la lista de privilegiados, entre los que destacan la dirigente de Morena, Yeidkol Polevnsky, los Carlos Slim, Hank, Salinas y Ahumada, Diego Fernández de Cevallos, José José, Juan Gabriel, Lala, AHMSA, TV Azteca, Televisa, CFE y un largo, largo etcétera.

El expresidente Felipe Calderón dijo que se trataba de adeudos de más de 5 años que podían ser perdidos por la autoridad fiscal, y se hizo para incentivar a que los contribuyentes siguieran pagando en lugar de ir a un juicio. Pero si esa medida es legal también es injusta, porque la condonación fiscal lastima a los contribuyentes cumplidos o cautivos, que se lamentan y se la mientan al ver cómo para contribuyentes con influencia política o poder económico es fácil lograr el perdón fiscal. Ahora falta cerrar la pinza para que la labor de Fundar obligue a los legisladores a tapar los huecos legales por los que se escapan los recursos y lograr que se deje de beneficiar a todos aquellos que más tienen y menos aportan, en detrimento de los que menos tienen y a los que más se les exprime.

El Ejecutivo y el Legislativo de la 4T tienen en sus manos la gran oportunidad de rectificar el rumbo, mediante las reformas y medidas que acaben con los inmerecidos privilegios de los grandes privilegiados, cambiando el desolador color del cristal de la inequidad y las desventajas contributivas para los más desprotegidos, por el alentador color del cristal del equilibrio tributario y la justicia fiscal para que deje de haber deudores de impuestos jodones… y jodidos.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top