CRISTALES. Día Internacional de la Felicidad

Hoy nos referimos al Día Internacional de la Felicidad que desde 2013, la ONU ha celebrado como reconocimiento del papel esencial que desempeña en la existencia de las personas del mundo. Evalúa la calidad de vida en 156 países, de los que México ocupa el sitio 23, un puesto más arriba que el año pasado. En 2015, la ONU lanzó los objetivos de desarrollo sostenible que pretenden poner fin a la pobreza, reducir la desigualdad y proteger a nuestro planeta, aspectos primordiales que contribuyen a garantizar el bienestar y lafelicidad. Claro que el concepto es muy subjetivo y lo que es para unos, no lo es para otros; pero en lo personal, me gusta la palabra japonesa Ikigai, compuesta de iki, que significa vida, y gai, que es valor o mérito; se traduce como razón de ser y tiene cuatro pilares: pasión, lo que amas; misión, lo que necesitas; vocación, lo que se te da bien; y profesión, por lo que te puedes pagar.

Este año la efeméride se centra en cómo ha ido cambiando la felicidad en los últimos dos lustros y cómo la tecnología de la información, el gobierno y las normas sociales influyen en las comunidades. Pero también se cuentan otras variables como los niveles de educación, el apoyo social, la eficiencia de los gobiernos, la expectativa de vida y la corrupción. El Instituto de Ciencias de laFelicidad de la Universidad Tecmilenio asegura que a pesar de la violencia, la inseguridad, la corrupción y la desigualdad social que se reflejan en este país con más de 53 millones de pobres, los mexicanos nos sentimos felices por la capacidad de resiliencia y optimismo en el futuro, porque las raíces culturales son las que han convertido al país en una comunidad fuerte, luchona y entregada, que da lo mejor que tiene ante situaciones adversas, motivada por la fe, la esperanza y la familia.

Si Usted es de la minoría de mexicanos que no se considera feliz, haga un recuento de lo que tiene en lugar de lo que le falta; de lo que lo mueve, más que de lo que lo detiene; y de las bendiciones de lo que ha recibido en lugar de las que le gustaría recibir, para que cambie el desalentador color del cristal de la depresión e infelicidad, por el estimulante color del cristal de la alegría de vivir y de la invaluable oportunidad de despertar cada mañana para hacer de éste un mundo mejor.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top