CRISTALES. Día Mundial de la Paz

 

Día Mundial de la Paz

Nos referimos en esta ocasión al Día Mundial de la Paz, que se celebra cada 21 de septiembre, y en el marco de esta efeméride, debe movernos a la reflexión, pero sobre todo a la acción, el hecho de que México se ubicó como el tercer país más violento del continente americano y en el puesto 142 de 163 países pacíficos en el mundo, según el Índice Global de Paz 2018, que es realizado por el Instituto de Economía y Paz, y que revela también que la tendencia de la paz mundial en 10 años se ha deteriorado en 85 países, entre ellos, el nuestro. En la clasificación del 1 al 5, de muy bajo a muy alto, en México se perciben niveles de criminalidad de 4 y el nivel de homicidios de 4.6.

A nivel nacional, de acuerdo con ese mismo Índice, en 25 estados del país se deterioró la seguridad. Asimismo, 2018 pinta a ser el más violento de la administración de EPN, que año con año ha ido en aumento la cifra de homicidios dolosos. De enero a agosto fueron 21 mil 857 víctimas, 16% más respecto al mismo periodo del año pasado que alcanzó 18 mil 312 víctimas. Los muertos son tantos que ya no caben en los servicios médicos forenses, como se corroboró esta semana con los dos tráileres que transportaron durante dos años más de 300 cadáveres en estado de putrefacción en Jalisco. Pero además de la violencia criminal, también la violencia familiar y escolar va en aumento: se incrementan los casos de mujeres golpeadas, niños maltratados, suicidios infantiles como el de Jared Jesús de 11 años en Gómez Palacio; estudiantes agredidos con lesiones graves por las que, incluso, han perdido la vida, como el de la Normal de Canatlán.

Gandhi dijo: Si queremos que el mundo cambie, debemos cambiar nosotros. De ahí que, si queremos paz en el mundo, debemos encontrar paz primero en nosotros mismos, por lo que debemos hacer nuestras las palabras del gran hindú: Sé el cambio que quieres ver en el mundo. Y necesitamos ya ese cambio, ahora que el país alcanza niveles sin precedentes de violencia, para transformar elaterrador color del cristal del odio con el que vemos la trágica situación de criminalidad, en el radiante color del cristal de la paz con el que la humanidad debe ver el presente y el futuro.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top