CRISTALES. Disparates presidenciales

Me había propuesto dejar de dedicarle el tema de los Cristales a AMLO y tomarle la palabra de la tregua que pidió a los medios para dejar de criticarlo. Y así lo hice toda esta semana, hasta hoy, porque después de lo que dijo e hizo ayer, es imposible dejar de opinar al respecto. Oiga Usted: decir que el coronavirus le vino como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación es un disparate colosal que denota la falta de sensibilidad, sobre todo, hacia los familiares de las víctimas que fallecieron por COVID-19. Por otra parte, se reunió con la cúpula empresarial ayer durante 4 horas y acordaron garantizar el pago de los salarios en el mes de abril, pero el presidente no concedió el respiro fiscal que pidió la IP, al menos no hasta que termine abril, lo que nos recuerda la famosa ley del azadón.

Pero los disparates presidenciales no terminan ahí: a pesar de que se espera un recorte de más de 400 mil millones de pesos para 2021 por la caída de los precios del petróleo y de la recaudación de impuestos, el presupuesto del próximo año para el cuestionado aeropuerto de Santa Lucía recibirá 27 mil 600 mdp, mil 343% más que este año y el Tren Maya 26 mil 700 millones, es decir, 969% más que en 2020. Y en su iluso surrealismo del país feliz con cifras maquilladas, industrias y comercios cierran sus puertas, baja el pronóstico de crecimiento económico entre 6 y 8% del PIB, baja aún más la calificación crediticia de Fitch a Pemex al nivel considerado como bono basura, se espera la renuncia del titular de Hacienda ante las marcadas discrepancias con su jefe, el dólar llegó hoy a un nuevo máximo histórico en su paridad con el peso, y párele de contar.

Resulta patético ver cómo el país se desmorona, mientras que el Nerón moderno le atiza el fuego con sus pésimas acciones y decisiones y sus aberrantes declaraciones, por lo que está en los mexicanos que sí se dan cuenta de la realidad -y que cada día son más- cambiar el patético color del cristal de la pasividad e indolencia cívica, por el alentador color del cristal del activismo social y la participación ciudadana que le ponga un hasta aquí a los disparates presidenciales.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top