CRISTALES. El futuro que podemos y debemos construir

Decía el dramaturgo griego Sófocles: Es común cometer errores, pero cuando se ha errado, no es falta de voluntad tratar de corregir el error y no obstinarse en él; la obstinación es el otro nombre de la estupidez. Lo que nos remite a Albert Einstein, quien aseguraba: La peor locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes. Por desgracia, la mayoría de los seres humanos somos así: nos obstinamos en tropezar con la misma piedra, en lugar de apartarla del camino. No pensamos en que todo lo que somos y lo que hacemos siempre puede ser mejor; que somos capaces de desarrollar nuevas y mejores habilidades, de lograr empatía con los demás aunque piensen distinto, de transformar lo que se requiere cambiar, de corregir lo que va mal y de mejorar lo que va bien.

El confinamiento por la pandemia nos da la oportunidad de analizarnos, de evaluar dónde estamos y donde consideramos que deberíamos estar; de valorar nuestras experiencias, de despejar las incógnitas que hemos soslayado, ya sea por pereza o por temor a conocer las respuestas; de  conocernos un poco más para aceptarnos mejor, rectificando el rumbo que así lo amerite. Aprovechemos la oportunidad que nos da el puente obligado por el coronavirus para tomar las decisiones que nos lleven a   enfrentar nuestros temores, a superar los rezagos y a saldar las cuentas pendientes. A revalorar las relaciones familiares, laborales y sociales; a apreciar más lo que tenemos y desear menos lo que carecemos.

Llegará el momento en que el confinamiento termine, por lo que sería conveniente asegurarnos de que salgamos de él siendo mejores seres humanos; más preparados ante la nueva realidad que vamos a vivir, ya que el mundo no será el mismo y tendremos que adaptarnos a lo nuevo que nos depare el mañana, por lo que debemos cambiar el grisáceo y vetusto color del cristal de nuestro pasado que, a juicio nuestro, no fue como hubiéramos querido y no funcionó, por el promisorio y renovado color del futuro que podemos y debemos construir.

¿Está Usted dispuesto…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top