CRISTALES. El lastre de los partidos morralla

Los partidos políticos tienen un presupuesto para 2019 de 4 mil 722 millones de pesos de nuestros impuestos, que equivale a 1.5 veces el presupuesto del Municipio de Torreón o 5 veces el de Lerdo. Y si con los grandes duele la millonada que se gasta en ellos, con mayor razón lastima el desperdicio de recursos púbicos en los llamados partidos morralla. De ahí que no fue bien recibida por la gran mayoría de los coahuilenses la noticia de que el IEPCC autorizó ayer el registro de tres nuevos partidos en Coahuila: Unidos, del hijo del exgobernador Humberto Moreira; de la Revolución Coahuilense, del líder precarista Abundio Ramírez; y Emiliano Zapata, la Tierra y su Producto, de José Luis López.

La percepción ciudadana generalizada es que la mayoría de los partidos son mercenarios de la política cuyo objetivo no es fortalecer la democracia, sino vivir del financiamiento público. Ante la feroz voracidad partidista, surgió una iniciativa del Senador Francisco Búrquez Valenzuela, quien dijo: “Los partidos en México están muriendo y ya valieron madre, porque el dinero público es el origen de que sean secuestrados por las élites corporativas”, por lo que propuso que se prive al 100% de los recursos a todos ellos y que se ciudadanicen, para lo que es imprescindible eliminar la dinámica perversa del financiamiento público.

La iniciativa fue presentada el año pasado y sí, adivinó Usted: fue rechazada por la mayoría de los legisladores porque no le van a dar de patadas al pesebre, ya que llegaron a sus curules y escaños postulados por sus respectivos organismos políticos. De ahí la urgencia de cambiar el grisáceo y avorazado color del cristal con el que los partidos ven su nefasta ambición de poder económico y político, por el color verde esperanza del cristal con el que los ciudadanos desearíamos ver a esos organismos, cuyos principios e ideales –si es que los tuvieron algún día- quedaron sepultados bajo el lodo de bastardos intereses ajenos a la democracia y al bien de la Patria, que pide a gritos acabar con el lastre de los partidos morralla.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top