CRISTALES. El país donde “no pasa nada”

Decía Cantinflas: ‘México es un país donde no pasa nada, y cuando pasa, tampoco pasa nada’. Así sucedió con los gobiernos priístas y panistas, y continúa en la 4T. Y si las corruptelas, deficiencias y metidas de pata de aquellas administraciones quedaron en la impunidad ¿por qué la actual tendría que ser la excepción? Tal vez porque ésta aseguró que no era igual que aquéllas y que acabaría con las nefastas prácticas que tanto dañaron al país. Por desgracia, al menos en el primer cuarto de gestión, lejos de acabar con ellas, las ha acrecentado al aumentar la violencia e inseguridad, la deuda pública, el desempleo, la caída del Producto Interno Bruto, la corrupción y la impunidad.

Proceso publicó el fin de semana que para acallar las voces de protesta por el arranque de la mega obra del Tren Maya, el gobierno pagó 8.5 millones de dólares, 190 millones de pesos del erario a dos agencias de la ONU: el Programa para los Asentamientos Humanos y la Oficina de Servicios para Proyectos a cambio de promover el proyecto del tren y poder presumir del apoyo de la mega obra por parte de la Organización de las Naciones Unidas. Eso pasó… y no pasó nada. El presidente AMLO reconoció que él ordenó liberar al hijo del ‘Chapo’, lo que constituye un delito federal. Eso pasó… y no pasó nada. El hijo del ‘Mencho’, del CJNG fue extraditado a EU en febrero, y el pasado viernes el secretario de Seguridad Pública de la CDMX sufrió un atentado por esa organización delictiva, lo que se traduce en abrazos para el cártel de Sinaloa y balazos para el de Jalisco Nueva Generación.

Y a manera de pilón en este breve recuento, la mamá del ‘Marro’, capo huachicolero, que fue detenida con 2 mdp y un kilo de metanfetaminas hace tres días, ayer fue liberada por fallas de la Fiscalía. ¿Qué le parece? Estos son sólo algunos botones de muestra de la extensa mercería de absurdos al por mayor que piden a gritos un “hasta aquí” para cambiar el lamentable y frustrante color del cristal de la apatía e indiferencia de la mayoría ciudadana ante tantas paradójicas contradicciones por el alentador y motivante color del cristal de la participación y la exigencia cívica a la clase gobernante de decisiones y accciones efectivas para que México deje de ser el país de “no pasa nada”

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top