CRISTALES. El paso decisivo de la oscuridad a la luz

Podemos perdonar fácilmente a un niño que teme a la oscuridad; pero la real tragedia de la vida es cuando los adultos le temen a la luz. Sabias palabras del sabio filósofo griego Platón que nos invitan a reflexionar en lo poco que valoramos muchos seres humanos nuestra capacidad de análisis crítico ante una realidad que preferimos observarla, ya sea desde el cristal optimista del vaso medio lleno o del pesimista del vaso medio vacío, pero pocos tenemos la capacidad de observarlo a través del cristal realista del vaso a la mitad. El maniqueísmo al que somos proclives, de irnos a los extremos de que los otros son los malos y nosotros los buenos, y que quienes no están conmigo están en mi contra, ha llevado a este país –y de hecho, a esta humanidad- a la polarización en que hoy se encuentra.

En la metáfora de la oscuridad de la ignorancia y la luz del conocimiento, es conveniente recordar que entre ambos hay matices y que nadie está anclado completamente en ninguno de los dos extremos. El problema grave surge al momento en que, por comodidad o negligencia, unos prefieren vivir sumidos en las sombras y otros se erigen como poseedores de la verdad absoluta, de la luz cuyos únicos portadores sienten que son ellos. Así, por ejemplo, es la directriz que guía a los ediles torreonenses y diputados locales coahuilenses priístas y panistas, quienes se ven a sí mismos como los buenos, los eficaces y a sus adversarios como los malos e ineficientes. Lo mismo sucede con los seguidores y los detractores de AMLO, cuya polarización llega al extremo de la agresión y el odio, aun cuando no se conocen entre sí, lo que podemos atestiguar a través de las redes sociales.

Cuando unos y otros experimenten la empatía, aceptando que nadie tiene la verdad absoluta y que hay razones entre ambos que pueden converger bajo el acuerdo que se puede estar en desacuerdo, pero respetando la postura de cada quien y aceptándose los unos a los otros, podremos cambiar el difuso y confuso color del cristal de la discrepancia por el preciso y conciso color de la concordancia, lo que nos permitirá dar el paso decisivo de la oscuridad que ciega la razón y obnubila el entendimiento, a la luz que ilumina la unidad y la armonía que debe privar en todo núcleo social.
¿No lo cree Usted así…?

P.D. Cristales tendrá un receso por las merecidas vacaciones del productor Manuel Serrato y regresamos el lunes 29

¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top