CRISTALES. El reto de consolidar la democracia

 

La clase política actual está más que devaluada, por lo que el reto de la aún incipiente democracia mexicana es lograr su consolidación, construyendo nuevas plataformas que representen la pluralidad ideológica. Los partidos tradicionales, PRI, PAN y PRD, atraviesan por crisis que deben superar si se quieren mantener en la lucha electoral. La propuesta Futuro 21, a la que se sumaron cuadros como Rubén Aguilar, Gabriel Quadri, Miguel Ángel Mancera y Jesús Ortega, entre otros, busca ser contrapeso al nuevo régimen de AMLO para “confrontar el proceso de regresión y autoritarismo en que –aseguran- está hoy México”. La pregunta es si personajes como el excandidato a la Presidencia de la República Gabriel Quadri realmente pueden ser factor de cambio confiable, con los antecedentes que tiene.

Por su parte, el PRI, en el proceso interno para elegir a su nuevo dirigente nacional confrontó a las diversas corrientes y ha provocado la renuncia de no pocos militantes, luego de que el coahuilense José Narro quedó fuera de la contienda. Lo cierto es que si el PRI no se renueva, difícilmente sobrevivirá a la debacle que plantean los retos políticos actuales. El candidato que se perfila como puntero es Alejandro ‘Alito’ Moreno, rebautizado como ‘Amlito’ por su cercanía con AMLO, por lo que priístas de la talla de Manlio Fabio Beltrones advirtieron ayer que no votarán en el proceso interno. Por su parte, el PAN, convertido en segunda fuerza política después de las elecciones pasadas, también enfrenta el reto de superar sus diferencias y la división que prevalece desde el proceso presidencial de 2018. Y el PRD, o lo que queda de él, se ve más como una especie en vías de extinción, ante la masiva desbandada hacia las filas de Morena.

Por todo lo anterior, urge que los partidos tricolor y blanquiazul cambien el peligroso color del cristal del naufragio político derivado de la ausencia de rumbo por el alentador color del cristal de una oposición bien definida, combativa, propositiva y competitiva que enfrente con éxito el reto de consolidar la democracia.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top