CRISTALES. El reto de recuperar la confianza

Generar empleos no es función del gobierno, pero sí propiciar las condiciones necesarias y ofrecer incentivos para atraer inversiones productivas que creen fuentes laborales mejor pagadas, función que, obviamente, corresponde a los empresarios, siempre y cuando las autoridades gubernamentales generen certeza y confianza. Si hay incertidumbre y los inversionistas ven hostilidad, no arriesgarán sus capitales en condiciones adversas para sus negocios. Por ello, preocupa al sector laboral –y debería ocupar al sector gubernamental- lo que dijo la presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, Claudia Jañez: ‘Las empresas globales que operamos en México vemos con profunda preocupación cómo se ha incrementado la percepción de incertidumbre y hostilidad a la iniciativa privada. Está costando mucho trabajo convencer a nuestras casas matrices de continuar invirtiendo en México”.

Esta preocupación se refleja en las cifras de inversión productiva que, al mes de octubre, tuvieron una caída de 8.7% respecto al mismo mes de 2018 y en 10 de 16 mediciones, el registro ha sido negativo en las comparaciones con el mes anterior. El volumen de inversión de octubre pasado es 10% inferior al de junio de 2018, el mes previo a la elección presidencial. La pregunta que debe responder el gabinete económico del presidente López Obrador es si quienes lo integran están conscientes de que la situación está llegando a un nivel insostenible, por lo que urge un cambio radical para que la economía vuelva a crecer antes de que el mal desempeño económico sea irreversible.

“Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, dice el dicho, y si se siguen perdiendo empleos, los pocos que se generan están mal pagados y la economía sigue estancada, será difícil que la popularidad y el apoyo que hoy tiene el presidente se mantengan, por lo que deberá cambiar el amenazante color del cristal de la incertidumbre que preocupa al sector productivo por el tranquilizante color del cristal de la certeza y la seguridad que permita enfrentar con éxito el reto de recuperar la confianza.

 ¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top