CRISTALES. Inexplicables y absurdas decisiones de la 4T

Primero lo primero, dice Stephen Covey, y es un principio de lógica elemental que dicta el sentido común, pero que, por desgracia, es el menos común de los sentidos de la clase política en general y de la 4T en particular. Ahí están las cuestionadas decisiones de cancelar el mega proyecto del aeropuerto de Texcoco para suplirlo por el de Santa Lucía; de la refinería de Dos Bocas; de la reducción y cancelación de presupuestos prioritarios para la ciudadanía, pero no para el gobierno; de la detención y liberación de Ovidio Guzmán; del fin del INEE autónomo e independiente, sustituido por la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación, dependiente de la SEP; de resucitar a personajes de la talla de Napoleón Gómez Urrutia y Manuel Bartlett; y un largo, largo etcétera.

Ahora resulta que la nueva gran idea, la genial ideota de la 4T, es aliviar las enfermedades de los derechohabientes del IMSS y curar sus graves carencias con el arte de Talía y Melpómene, las musas del teatro (comedia y tragedia, respectivamente). Y es que hoy se dio a conocer que se tiene el proyecto de rehabilitar y revitalizar la red de teatros del Seguro Social y de  producir por lo menos dos grandes puestas en escena al año por parte del Instituto. La información publicada por El Universal señala que este año se han invertido 37 millones de pesos para la rehabilitación de 12 teatros, y en 2020 planean recuperar el teatro Monterrey ubicado en Nuevo León, con 35 millones, y el Cine Linterna Mágica de la CdMx con 45 millones. Adicionalmente se van a destinar 27 millones para el mantenimiento de toda la red durante 2020 y se prevén más recursos “para lo que se vaya presentando”. ¿Qué le parece?

Habría que recordarle al gobierno actual que el IMSS se deshizo de teatros, balnearios, tiendas y hasta equipos de futbol porque no eran redituables ya no supo administrarlos. Y ante las graves carencias de medicinas, equipo e instrumental, bien haría en atender primero lo primero, cambiando el pésimo color del cristal de los gastos no prioritarios por el óptimo color del cristal de la atención de las necesidades básicas, vitales e imprescindibles de la gente, ante las inexplicables y absurdas decisiones de la 4T.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top