CRISTALES. Inmerecidos privilegios de los partidos.

Dígame si no es, cuando menos indignante, que se le recorten recursos a las áreas de ciencia y tecnología, cultura, desarrollo turístico y conservación de los bosques, entre otras, y, por el contrario, se incremente el presupuesto a los 7 partidos políticos, a los que el INE repartirá en 2020 una bolsa de 5 mil 239 millones de pesos, 273 millones más que lo que recibieron este año, aun cuando no habrá elecciones federales. El presidente López Obrador, calificó de inmoral y corrupto que se destine tanto dinero a esos organismos en un país con tanta pobreza, por lo que les hizo un llamado a devolver, al menos, el 50% porque –dijo- “no puede haber Gobierno y partidos ricos con pueblo pobre”. Habrá que ver si los dirigentes partidistas están dispuestos a acatar el llamado presidencial, porque no es cualquier bicoca lo que recibirán.

Morena se embolsará mil 760 millones, el PAN 970, el PRI 914, el PRD 451, el Verde 431, MC 415 y el PT 395 millones. En contra parte, el Consejo de Ciencia y Tecnología tuvo un recorte de 2 mil 500 millones, la Secretaría de Cultura mil 319, la Comisión Nacional Forestal mil 229 –cuya consecuencia inmediata fue que no se pudo controlar a tiempo el incendio en la Reserva de Sian Ka’an en Quintana Roo con más de 500 hectáreas devastadas- y 580 millones menos para desarrollo turístico y pueblos mágicos. Es obvio que la labor de todos estos organismos, a los que se les redujo el presupuesto, da resultados concretos y efectivos al país, pero la pregunta, cuya respuesta es obvia, al menos para Usted y para mí, es ¿por qué diablos se le quita dinero a estas áreas que sí son necesarias y se le aumenta a los partidos, cuyo costo con cargo al erario resulta demasiado elevado para el magro beneficio que le aporta a la democracia y al mejoramiento de la vida nacional?

De ahí la importancia de que la mayoría ciudadana apática e indiferente, se ponga las pilas, despierte de su letargo y se decida a cambiar el patético y deprimente color de la indolencia por el dinámico y alentador color del activismo cívico, para exigirle a legisladores y gobernantes reencauzar las prioridades presupuestales, redefinir el concepto de austeridad y eliminar los inmerecidos privilegios de los partidos políticos.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top