CRISTALES. La acelerada caída en la popularidad presidencial

Según Encuesta GEA-ISA, en el arranque de sus gobiernos, Fox lo hizo con el 72% de respaldo popular, Calderón con el 54 y Peña Nieto con el 55%. A un año de gestión, Fox perdió 9 puntos de aprobación, Calderón ganó 12 puntos y Peña Nieto se mantuvo en el mismo nivel. En el caso de AMLO es el titular del Ejecutivo que registra la caída más fuerte de aprobación ciudadana, ya que arrancó su gobierno con un nivel de respaldo ciudadano que en febrero de este año llegó entre 78 y 81%, según las encuestadoras más importantes, mientras que hoy, el nivel de aprobación se ubica entre el 52 y el 59%. Es decir, que en los primeros once meses de su administración, perdió entre 22 y 26 puntos.

Según Reforma, 55% de los encuestados considera que la situación nacional se le ha salido de control al Presidente; 60% cree que la estrategia federal en seguridad está fracasando, y el 70% piensa que ocultó información sobre lo sucedido en Culiacán, en tanto que la encuesta de El Universal le atribuye al factor violencia el desplome de AMLO. La caída en las encuestas deriva de acciones, decisiones y omisiones que han llevado a un nulo crecimiento económico, criminalidad sin control con 30 mil ejecutados en 11 meses con una estrategia fallida, creciente desempleo, falta de programas de fomento a las pequeñas y medianas empresas y de incentivos fiscales a empresarios, presupuestos recortados, escasez de medicinas, recortes al sector salud, los ataques a la prensa y a todo el que se oponga a sus designios, cooptación de los otros dos poderes y de los organismos autónomos, el asilo a Evo Morales, las mentiras presidenciales y un largo etcétera.

Lo peor del caso es que la 4T, empezando por su líder, se empeña en tratar de tapar el sol de la realidad con el dedo de sus “otros datos”, confirmando que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y esto va para el gobierno, al igual que para sus enceguecidos seguidores, por lo que, de persistir en esa actitud, no se podrá cambiar el ominoso color del cristal de un crítico, grave e incierto presente por el venturoso color del cristal de un promisorio y confiable futuro que frene la acelerada caída en la popularidad presidencial.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top