CRISTALES. La balanza de los aciertos y desaciertos de la 4T.

Los que votaron por AMLO no se equivocaron, pero los que no votaron por él, tampoco. Esto, que parece una contradicción, no lo es, porque ambos tienen razones de peso para argumentar que su decisión fue acertada. Los mexicanos, quiérase que no, estamos viendo cambios importantes que eran impensables con gobiernos panistas y priístas: una administración pública en la que brilla la austeridad con una burocracia menos rapaz del erario, así como políticas públicas a favor de los que menos tienen: indígenas, adultos mayores, estudiantes, madres solteras y la población pobre. También es muy loable que los trabajadores puedan elegir a sus líderes en voto secreto, base  para acabar con la corrupción sindical. Bien por el aumento del minisalario por encima de la inflación, lo que incrementa el poder adquisitivo de la clase trabajadora.

Pero los detractores del mesías de Macuspana también tienen argumentos para lamentar los desaciertos de estos primeros 11 meses de gobierno, que ya han causado estragos, como las erróneas políticas económicas con nulo crecimiento rumbo a la recesión, con decisiones que están ahuyentando las inversiones nacionales y extranjeras, y la ausencia de una estrategia efectiva de seguridad que ya perfila a 2019 como el más violento y con el mayor índice de homicidios dolosos. También lamentan la frivolidad presidencial que se preocupa más por los bots y los tuits en contra de su gobierno, que por las masacres y los asesinatos cotidianos, como la tragedia que sufrió ayer la familia del activista Julián Le Barón en la que fueron asesinados 9 de sus miembros y otros 6 resultaron lesionados.

Y ni que decir de las críticas al interior y exterior del país por las costosas decisiones de la cancelación del NAICM y el empecinamiento por construirlo en Santa Lucía, así como los cuestionados proyectos de la refinería de Dos Bocas y del Tren Maya, entre otros. Así, los dos bandos, amlovers y amhaters, están convencidos de que finalmente se impondrá el color de su respectivo cristal, en tanto que el resto de los mexicanos estamos a la espera de ver a dónde se inclina la balanza de los aciertos y desaciertos de la 4T.

Usted… ¿a cuál le apuesta? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top