CRISTALES. La ceguera del gobierno ante la inseguridad y la violencia

Los tres niveles de gobierno persisten e insisten en tapar el sol de la trágica realidad con el dedo de una declaración optimista, pero infundada. Resalta la ausencia de una política criminal clara y una estrategia bien definida para combatir a la delincuencia organizada y la inseguridad por parte del gobierno federal, lo que ha generado que también los gobiernos municipales y estatales se deslinden de su responsabilidad y sean omisos en su función. Coinciden en ello especialistas en el tema, ante el recrudecimiento de la violencia. Díganlo si no los delitos de alto impacto que han aumentado en 2019 con respecto al mismo periodo de 2018, de acuerdo a cifras oficiales. 30 mil 900 homicidios dolosos en los primeros diez meses se traducen en 103 asesinatos diarios o 4.3 cada hora, es decir, más de uno cada 15 minutos.

Y aunque este delito es el que más duele y enluta familias, por desgracia, no es el único; la mayoría de los ilícitos han ido a la alza este año con relación al anterior. Así por ejemplo, la extorsión es el delito que más creció, 35% al 3er trimestre, con 4 mil 855 casos. Las víctimas de feminicidio crecieron 14%, las de secuestro 9% y las denuncias de trata de personas aumentaron 27%. Pero los estados tampoco tienen estrategias contundentes para combatir la ola de violencia, como se demuestra en Sonora, Chihuahua, Guerrero, Guanajuato, Michoacán, Baja California y Tamaulipas, entre otros. El especialista Ricardo Ravelo atribuye el problema a la pugna entre los cárteles de la droga, así como a la corrupción y los nexos de autoridades y empresarios con grupos criminales  pero principalmente a que las autoridades estatales y federales, de plano ya están rebasadas, pues en el país existe un vacío de Estado y de poder.

Debemos insistir en que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y peor aún si el que se niega a ver es la propia autoridad. De ahí la urgencia de que la comunidad nacional les exija a la Federación, los estados y los municipios cambiar el patético color del cristal de la angustia y la zozobra por el jubiloso color del cristal de la tranquilidad y la confianza para que termine la ceguera del gobierno ante la inseguridad y la violencia.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top