CRISTALES. La comodina postura de justificarse, endosando culpas

Un porcentaje importante de mexicanos suele adoptar la comodina postura de justificar su falta de resultados, endosando culpas a otros, lo que denota falta de madurez para aceptar la responsabilidad propia y entender que no se puede solucionar un problema si no se reconoce como tal y no se acepta como propio. Es común que los alcaldes, gobernadores y presidentes de la República que llegan, desplazando a otro partido, argumenten que no se ha podido alcanzar la meta prometida en campaña porque sus antecesores les dejaron un ‘cochinero’ o que es imposible componer en poco tiempo lo que tardaron años en descomponer gobiernos anteriores. Así lo dijeron Jorge Zermeño, alcalde panista de Torreón, Jaime Rodríguez ‘Bronco’, gobernador independiente de Nuevo León y el presidente AMLO, entre muchos otros.

A todos ellos sería conveniente recordarles las palabras de Ángela Merkel, canciller alemana, que advirtió: “Los presidentes no heredan problemas. Se supone que los conocen de antemano, por eso se hacen elegir para gobernar con el propósito de corregir esos problemas; culpar a los predecesores es una salida fácil y mediocre”. Con ello no se pretende justificar las deficiencias o corruptelas en las que incurrieron gobiernos anteriores, porque es verdad que se dieron, pero hay instancias que se deben encargar de investigarlas y sancionarlas, aunque es cierto que, en su mayoría, dejan mucho que desear y se convierten en cómplices de la impunidad. Lo que no se vale es que se pretenda lavar la cara propia con la suciedad ajena. Y, peor aún, que sólo se quede en la queja pero no se haga todo lo que se debe para resarcir daños.

Los ciudadanos no elegimos gobernantes para que vengan a decir lo que ya sabemos; por eso la mayoría votó por cambiar de partido en el poder. Lo que le pedimos a la clase política es que cambie el nefasto color del cristal de los pretextos por el comprometido color del cristal del cumplimiento cabal de la responsabilidad adquirida con el triunfo electoral y que dejen la comodina postura de justificarse en el presente, endosando culpas al pasado.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top