CRISTALES. La deuda sin fin 

 

La deuda sin fin

En esta ocasión nos referimos a la que se perfila para ser la deuda sin fin del gobierno de Coahuila que se ha venido pagando y reestructurando desde 2011. La cuestión es que, en 7 años, hemos erogado 22 mil 947 millones de pesos, de los que 18 mil 728millones han sido sólo de intereses y 4 mil 219 millones de capital. No obstante, por esas cosas raras de la vida que ni Pitágoras explica, los coahuilenses se preguntan por qué, a pesar de que se han pagado casi 23 mil millones, la deuda, lejos de reducir, ha aumentado. En 2011 ascendía a 34 mil millones y hoy se deben más de 36 mil millones que, sumados a lo que se pagó en 7 años, la cifra asciende a 57 mil millones de pesos. Ayer se dio a conocer el resultado de la licitación para la tercera renegociación de la deuda, ahora a 30 años, es decir, que si no hay una cuarta reestructuración, se terminará de pagar en 2048.

Si Usted quiere saber por qué se incrementó el monto de lo que se debe en lugar de disminuir, es por las comisiones que se pagaron a los bancos en las dos anteriores renegociaciones que se realizaron en 2011 y 2015, además de que se contrató otro préstamo en la administración de Rubén Moreira y ya se tramitó uno más en el gobierno actual, lo que permite prever que, en los próximos 30 años, se habrán de adquirir más empréstitos, perpetuando el endeudamiento estatal. Por lo demás, la Secretaría de Finanzas debe informar a cuánto asciende el cobro de las comisiones que Multiva, Banorte y Banobras van a cobrar por este tercer refinanciamiento, cuánto sumarán los gastos en los que se incurrirán en esta operación y, del total de la deuda, qué porcentaje van a representar estos gastos. Cuentas claras sin dudas oscuras.

Ahora los diputados del Congreso local tienen la obligación de revisar a detalle las cláusulas del contrato para constatar que, en efecto se lograron las mejores condiciones del mercado y que las clausulas no sean leoninas y abusivas. Pero lo más importante: exigir que haya justicia para que el negro color del cristal de la impunidad se transforme en el verde color del cristal de la esperanza de que se castigue a quienes ahorcaron las finanzas estatales para terminar con la pesadilla de la deuda sin fin.

¿No lo cree Usted así? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top