CRISTALES. La hipocresía y las contradicciones de la fauna política

De veras que, como decían nuestros ancestros, pa’ vergüenzas no gana uno, con la hipocresía y las contradicciones en las que incurren especímenes de la fauna política nacional. Ahí está Manuel Bartlett, director de la CFE, quien aseguró que los apagones que se han registrado en varios puntos del país son consecuencia del descuido de las pasadas administraciones neoliberales, cuando él tuvo papeles protagónicos precisamente en gobiernos anteriores, sobre todo en el de Miguel de la Madrid, donde nació la tecnocracia neoliberal y del que fue secretario de Gobernación, aunque también tuvo otros cargos en el de Carlos Salinas de Gortari, a quien benefició con la caída del sistema que lo llevó a la Presidencia mediante el fraude electoral. ¿Qué hizo Usted, Sr. Bartlett, para evitar el abandono en el que, asegura, dejaron a las plantas de generación de energía las pasadas administraciones en las que participó?

¿Ya se le olvidó que expertos en materia energética, la iniciativa privada, la Comisión Reguladora de Energía y el Centro Nacional de Control de Energía previeron y advirtieron que no había suficiente capacidad para enfrentar la elevada demanda del verano? Usted y el gobierno al que pertenece hicieron oídos sordos a las alarmas encendidas y, contra toda lógica de sentido común, al grito de “voy derecho no me quito, si me pegan me desquito”, cancelaron proyectos importantes de inversión, renegaron de la modernización tecnológica para volver al contaminante y cada vez más anacrónico carbón, le armaron bronca a contratistas y entraron en conflicto con ellos, por lo que las consecuencias no se hicieron esperar, empezando por los apagones en Baja California Sur y Yucatán –los más críticos-, más otros desastres que se acumulen por obra y gracia de la necedad y la obcecación, émulas de Gabino Barrera, que no entiende razones, andando en la borrachera del poder.

Pecaremos de optimistas –y esperamos que no de ingenuos-, apostándole a la ilusión –y esperamos no ser ilusos- de que los artífices de la llamada 4T se decidan a cambiar el oscuro color del cristal de las decisiones erróneas por el radiante color del cristal de las acciones certeras y correctas que le pongan fin a la hipocresía, las contradicciones y los yerros de la fauna política.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top