CRISTALES. La maldición de la injusticia


 

En esta ocasión nos referimos a la maldición de la injusticia que sufre desde hace 6 años Mónica Esparza, a raíz de su detención arbitraria, tortura sexual y privación ilegal de la libertad, así como la ejecución impune de su pareja. Ella fue detenida el 12 de febrero de 2013 por personas que tripulaban una patrulla de la policía municipal. Iba acompañada de su hermano y su pareja. Los tres fueron torturados y violados, según testimonios de las víctimas. La pareja de Mónica murió a causa de la tortura. Ella está siendo procesada por secuestro y posesión de armas de uso exclusivo del ejército. Lleva 6 años recluida en el Cefereso 16 de Coatlán del Río, Qro., sin haber sido juzgada. La CNDH documentó el caso desde los primeros días de su detención y en 2016 emitió la recomendación en la que acredita la retención ilegal, violencia sexual, tortura y ejecución arbitraria en contra de las víctimas.

El caso de Mónica está documentado en el informe Sobrevivir a la muerte: tortura de mujeres por policías y fuerzas armadas en México, publicado en 2016 por Amnistía Internacional, y Mujeres con la frente en alto: informe sobre la tortura sexual en México y la respuesta del Estado, publicado por el Centro de derechos Humanos Miguel Agustín Pro. Ahí se documenta que de 100 casos de mujeres presas, 72 sufrieron actos de violencia sexual; la cifra de mujeres privadas de la libertad en ceferesos aumentó de 63 en 2007 a 2 mil 731 en 2017, es decir 43 veces más o 4 mil 334% y en la mayoría de ellos se detectó detención y retención ilegal, tortura física y sexual, proceso penal injusto y privación ilegal de la libertad.

Agotado el periodo de instrucción, 6 años después, la FGR deberá decidir en días próximos si cuenta con elementos suficientes para acusar a Mónica o si, por el contrario, presenta conclusiones no acusatorias y la libera con un inútil y vergonzoso ‘usted disculpe’, ante la indignación y la rabia de quienes exigen cambiar el ignominioso color del cristal del abuso criminal oficial por el digno color del cristal del respeto a la ley y al Estado de derecho para poner fin a casos como el de Mónica Esparza y tantas otras víctimas de la maldición de la injusticia.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top