CRISTALES. La pequeñez del hombre y la grandeza del ser humano

El género humano es la especie más paradójica y contradictoria de este planeta: lo mismo es capaz de crear sublimes obras de arte y construir las más bellas piezas de arquitectura e ingeniería, que destruir el medio ambiente, arrasar bosques y selvas, derretir los polos, secar ríos y lagos, deteriorar el hábitat natural y exterminar a miles de especies. El daño del antropocentrismo, es decir, la falsa creencia de que el hombre es el centro del mundo, ha provocado una malsana relación del homo sapiens con la naturaleza, en la que ésta ha llevado las de perder. Díganlo si no la sobreexplotación de los recursos naturales, la destrucción de diversos ecosistemas, la contaminación de aire, agua y tierra, la degradación del medio ambiente y el cambio climático.

Científicos y ambientalistas no dudan de que la pandemia del COVID-19 es una clara evidencia de la relación destructiva del género humano con la naturaleza. Agregue Usted enfermedades como dengue, chikunguña y zika, transmitidas por vectores como el mosquito Aedes Egypti que, según la Organización Panamericana de la Salud tiene a 129 países con 4 mil millones de personas en riesgo de enfermar. Sólo el año pasado hubo un rebrote de dengue sin precedentes en países latinoamericanos con 3 millones de casos reportados, lo que preocupa a ese organismo, ya que la pandemia de COVID-19 ejerce gran presión sobre los sistemas de salud y advierte que el impacto del coronavirus, combinado con las epidemias de dengue “pueden tener consecuencias devastadoras en la población en riesgo”.

Es de vital sobrevivencia que todos los países tomen medidas para detener la degradación ambiental; de lo contrario surgirán epidemias de enfermedades nuevas que podrían convertirse en pandemias, sin que el mundo esté preparado, como sucedió con el coronavirus, por lo que es impostergable cambiar el desolador e irreflexivo color del cristal del deterioro de los ecosistemas por el alentador y promisorio color del cristal de la conciencia ecológica para que la pequeñez del hombre ceda el paso a la grandeza del ser humano.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top