CRISTALES. La polémica de la Guardia Nacional 

En esta ocasión nos referimos a la polémica en torno a la Guardia Nacional aprobada en la Cámara de Diputados, con el voto mayoritario de Morena y sus aliados y con el apoyo del PRI, logrando la mayoría calificada. La oposición panista acusó al tricolor de llegar a un acuerdo de conveniencia con Morena para negociar la protección e impunidad a priístas como Emilio Lozoya en el combate el huachicoleo, lo que negó el Revolucionario Institucional y reviró acusando al blanquiazul de que “se rajó” para sacar “raja política”. El balón está ahora en la cancha de la Cámara de Senadores para aprobarla y de ahí, pasará a los congresos estatales cuya mayoría deberá darle luz verde para realizar los cambios correspondientes en la Constitución, lo que se da como un hecho.

Los detractores de la Guardia Nacional argumentan que es una amenaza que atenta contra los derechos humanos y las libertades individuales al llevar al país a una militarización total propia de los regímenes dictatoriales, proponen la profesionalización de las policías y el regreso de las fuerzas armadas a los cuarteles; en tanto que los defensores de la estrategia aseguran que existe la militarización desde hace 12 años desde que Felipe Calderón lanzó a las calles al Ejército al declararle la guerra a la delincuencia organizada y que se recrudeció con EPN. Además, la policía federal cuenta sólo con 25 mil integrantes, mientras que las fuerzas armadas tienen 269 mil elementos, que son más difíciles de corromper por el crimen organizado, a diferencia de los policías. Además, se incluyó en la iniciativa aprobada que el mando de la Guardia Nacional sea un civil y no un militar.

Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre, dice la sabiduría popular. Sí se necesitan las fuerzas armadas para combatir la delincuencia, pero no en forma permanente per secula seculorum, como lo proponía la ley de seguridad interior, por lo que el gobierno de la 4T deberá cambiar el peligroso color del cristal de la incertidumbre y el miedo hacia quienes deben inspirar confianza, por el conciso y preciso color de la tranquilidad de vivir en una comunidad segura y libre de violencia criminal e institucional, para poner punto final a la polémica de la Guardia Nacional.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top