CRISTALES. La rabia feminista contra la brutalidad machista

Las cifras son escalofriantes y justifican con creces la indignación, la rabia e impotencia de las mujeres por el criminal abuso sexual y la violencia contra el género femenino. A nivel nacional, de enero a junio del 2019 el Sistema Nacional de Seguridad Pública registra 25,277 casos por delitos por violación simple y equiparada, incesto, hostigamiento, acoso y abuso sexual y otros crímenes. En Coahuila el 71.7% de las carpetas de investigación abiertas por delitos sexuales en lo que va del año, tiene como víctimas a menores de edad, según la Fiscalía General del Estado; hay 524 carpetas de investigación por delitos sexuales, de las que 376 son de menores de 18 años. De éstas, 286 carpetas son específicamente de mujeres menores y las 90 restantes de hombres.

En Durango, de enero a junio hubo 5 feminicidios, 7 homicidios dolosos a personas del sexo femenino y 28 homicidios culposos, además de 447 casos de lesiones dolosas y 28 presuntas víctimas del delito de corrupción de menores, todas mujeres, además de un caso de trata. La presunta violación de una joven de 17 años por policías en la CdMx desató una oleada de manifestaciones y protestas de grupos feministas que derivó en violencia y actos vandálicos generados por la ineficiencia de autoridades que, por omisión o posible contubernio, no actuaron contra los presuntos violadores. Aunque tampoco se justifican las agresiones a los reporteros que cubrían la información. Sobre todo, si son perpetradas por personas ajenas a las protestas, como sucedió con el que agredió al reportero de adn 40 y lo dejó inconsciente.

La condena unánime y la exigencia de castigo al machismo retrógrado y criminal deben persistir hasta que no haya una sola mujer asesinada, víctima de violencia sexual o maltrato físico y todas ellas puedan andar sin el temor de acoso o abuso y hasta que logremos cambiar el negro color del cristal de la violencia de género por el radiante color del cristal del respeto y la justicia para que deje de tener una razón de ser la rabia feminista contra la brutalidad machista.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top