CRISTALES. Las dudas en las cuentas públicas el presupuesto de Coahuila

El Estado de Coahuila pretende erogar 49 mil 746 millones de pesos en 2020, apenas 0.7% más que este año. Un presupuesto muy conservador, tomando en consideración los recortes que el gobierno federal tiene programados en diversos rubros del gasto público. Es de llamar la atención que en el renglón de Obra Pública se destinarán 2 mil 51 millones que equivalen al 4.1% del total del Presupuesto de Egresos, mientras que para el pago de la Deuda Pública se destinará el doble, es decir 4 mil 105 millones que absorberán el 8.2% del presupuesto. Pero lo más cuestionable es que el 82% del total que se erogará para el pago de la deuda, será para intereses: 3 mil 375 millones, en tanto que apenas el 6.7%, 277.7 millones, irá al pago de capital, cuando en otros estados de la República se le destina menos a los intereses y más al capital.

En cuanto a ADEFAS, que son los adeudos de ejercicios fiscales anteriores, se gastarán 300 millones de pesos, que corresponden al pago de proveedores y constructores que quedaron pendientes de la anterior administración estatal. Otro cuestionamiento es el del rubro de Inversiones Financieras, en el que se erogarán 157 millones, de los que 150 millones son para ‘Otras Inversiones Financieras’, que no especifica cuáles. Cabe mencionar que en ese renglón de Inversiones Financieras aparecen en ceros los sub-rubros de Inversiones para el Fomento de Actividades Productivas, Acciones y Participaciones de capital e Inversiones en Fideicomisos, entre otros, y los 7 millones restantes de los 157 millones se refieren a Provisiones para Contingencias y Otras Erogaciones Especiales, pero tampoco señala cuáles son éstas.

Si bien, se reconoce que el actual gobierno de Miguel Ángel Riquelme le ha dado un manejo adecuado a las finanzas públicas, a diferencia de las dos anteriores administraciones, la oposición en el Congreso local coincide en que falta concretar aquello de ‘cuentas claras y amistades largas’, por lo que es conveniente que la Tesorería estatal cambie el confuso y difuso color del cristal de la opacidad por el preciso y conciso color del cristal de la transparencia y puntual rendición de cuentas para terminar con las dudas en las cuentas públicas y el presupuesto de Coahuila.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top