CRISTALES. Las mudas víctimas del miedo

 

Hoy nos referimos a las mudas víctimas del miedo, a propósito de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, publicada por el INEGI: la percepción de inseguridad subió en el país casi un punto porcentual, pues mientras en diciembre el 73.7% de la población adulta consideró que vivir en su ciudad es inseguro, en marzo subió a 74.6%. En el caso de La Laguna de Coahuila y Durango, el 53.3% de la población de 18 años y más que vive en los cuatro municipios de la zona conurbada consideró que vivir en su ciudad es inseguro. Si bien, esta cifra está por debajo de la media nacional, sí hubo un incremento cercano a tres puntos con respecto a la penúltima encuesta realizada en diciembre del año pasado, donde La Laguna reportaba una cifra de 50.5.

Hay múltiples explicaciones de las causas de la degradación política, social y económica generadora de violencia, pero se desconoce la dimensión que ello implica como desafío para la comunidad nacional, debido a la fragmentación del país con una sociedad carente de cohesión e identidad, así como de un sentido de unidad y empatía hacia las víctimas de la violencia, en tanto ésta no les afecte de manera directa. El divorcio de la clase gobernante, ocupada en la eterna lucha por el poder político, y la ciudadanía, ocupada en resolver los problemas de su entorno inmediato, es factor determinante que incide en la falta de cohesión social y en la ausencia de sinergia autoridades-comunidad.

Si gobernantes y gobernados siguen haciendo lo mismo de siempre, no es posible que obtengan resultados satisfactorios ni se podrá cambiar el trágico color del cristal de la violencia e inseguridad por el pacífico color del cristal de la paz y la tranquilidad. AMLO dice que vamos mejor, pero las propias cifras oficiales lo desmienten, ya que en los primeros tres meses de su gobierno hubo más muertes que los últimos tres meses de su antecesor, mientras que las grandes mayorías permanecen en la misma pasividad e indiferencia con la continua erosión de su capacidad de asombro ante los hechos de violencia y cuya parálisis e incapacidad de cohesión impide a esos ciudadanos dejar de ser las mudas víctimas del miedo.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top