CRISTALES. Lo torcido del Estado de derecho 

Lo torcido del Estado de derecho

Nos referimos en esta ocasión a lo torcido que está el Estado de derecho en este país nuestro, a propósito de la calificación reprobatoria que obtuvimos en el Índice de Estado de Derecho 2018 realizado por el World Justice Project. Es el estudio mundial más confiable en la materia que revisa a 133 países a los que mide 8 factores: límites al poder gubernamental, ausencia de corrupción, gobierno abierto, derechos fundamentales, orden y seguridad, cumplimiento regulatorio, justicia civil y justicia penal. El diagnóstico esgrave pero nunca ha habido la intención del gobierno ni de la sociedad en su mayoría de aplicar los correctivos necesarios porque no hacemos nada para enderezar lo torcido y parece ser que no estamos dispuestos a cambiar.

Los resultados del Índice muestran que corrupción, seguridad y justicia son los aspectos que requieren atención urgente; sin embargo, es evidente que no hay estrategia nacional para rectificar el rumbo. Así se observa, tanto en este y los anteriores gobiernos como en la administración entrante, según se desprende del hecho de que, en campaña, AMLO no estuvo enfocado en ello ni se denota en sus declaraciones como presidente electo, lo que da lugar a alimentar el pesimismo. Dígalo si no todo lo que ha prometido como dar visade trabajo a migrantes centroamericanos u otorgar amnistía fiscal a los que más tienen y amnistía penal a delincuentes o que no meterá a la cárcel a los corruptos, entre otros dichos que en nada abonan a vislumbrar un futuro optimista para nuestro deteriorado Estado de derecho.

La comunidad nacional está ávida de esa justicia auténtica –no demagógica- que dé oportunidades a todos y que erradique o disminuya sustancialmente la corrupción e impunidad. Esa justicia que le devuelva sus derechos a una sociedad lacerada, pero a la vez, esperanzada en ver el cambio del oscuro color del cristal de la injusticia e ilegalidad por el diáfano color del respeto a la ley, el equilibrio y la igualdad, requisito imprescindible para enderezar lo torcido del Estado de derecho.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top