CRISTALES. Los absurdos de los programas sociales y la austeridad

Revelador y preocupante resulta el diagnóstico del IMCO La política social en México, sin rumbo ni destino cierto, al señalar que las modificaciones que la actual administración emprendió en los 10 programas sociales analizados no generan certeza de disminuir la desigualdad. Las causas: carecen de reglas claras y mecanismos de focalización. Además, las transferencias monetarias directas a los beneficiarios no resuelven las necesidades de los grupos vulnerados. 3 de los 6 programas eliminados -Prospera, Estancias Infantiles y Coinversión Social- no se debieron cancelar debido a los resultados positivos de sus evaluaciones. La autoridad tomó una decisión no sólo en contra de la evidencia, sino del bienestar de los beneficiarios de esos programas que sí funcionaban de manera adecuada. El sentido común ordena cambiar lo que está mal y reforzar lo que está bien, pero aquí parece funcionar al revés.

Resulta absurdo, por ejemplo, que adultos mayores que tienen una pensión generosa, reciban el apoyo de 68 y más, sin haberse registrado, en tanto que millones de mexicanos con graves carencias o discapacitados, entre otros, estén al margen de los programas sociales. Por otra parte, Mexicanos Contra la Corrupción reveló que el gobierno federal no ha comprado los insecticidas para atacar al mosquito Aedes Aegypti que causa el dengue, y las muertes por esa enfermedad aumentaron 250%: durante los primeros cinco meses de 2019 murieron 42 personas por dengue, cuando en todo 2018 hubo sólo 12 decesos por ese padecimiento. Además, hasta el 29 de mayo había 21 mil 76 casos de dengue, cuatro veces más que el año anterior, cuando hubo 5 mil 711 casos confirmados. Bienvenida la austeridad en todo gasto superfluo, pero no en lo que atente contra la salud pública. Igual pasa con la reducción del presupuesto a la atención de niños con cáncer, entre otros programas.

El sentido común parece ser el menos común de los sentidos en el gobierno de la 4T a la luz de los datos que nos presentan el IMCO y Mexicanos Contra la Corrupción; sin embargo, nunca es tarde para recapacitar y cambiar el confuso y difuso color del cristal de las paradójicas contradicciones por el conciso y preciso color del cristal de las certeras definiciones que terminen con los absurdos imperantes en los programas sociales y la austeridad.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top