CRISTALES. Malos hábitos alimenticios: aliado del COVID-19

México es un país con una mayoría de obesos, lo que lo hace más vulnerable al virus del COVID-19, con una población en alto riesgo debido, en gran medida, a los malos hábitos alimenticios por el alto consumo de productos ultraprocesados, bebidas gaseosas y azucaradas, frituras, grasas y harinas. Las cifras de la Alianza por la Salud Alimentaria deberían preocupar, pero sobre todo, ocupar a sociedad y autoridades: de 120 millones de mexicanos, 96 millones sufren de sobrepeso u obesidad, 8.6 millones de diabetes y 15.2 millones de hipertensión, según datos de 2018. Otro dato alarmante de la OMS: la tasa de mortalidad por diabetes mellitus en toda América Latina es de 45.6 por cada 100 mil habitantes, mientras que en México es más del doble: 95.8; de hecho, la mala alimentación produce más muertes que el coronavirus.

La pandemia del COVID-19 genera en México el doble de decesos que en el resto del mundo, cuya tasa de letalidad es de 6.37% con relación a casos positivos, mientras que en nuestro país la cifra casi se duplica: 11.87%. Algunos especialistas argumentan que la causa principal de ello es la pésima alimentación de los mexicanos dese hace décadas. El Poder del Consumidor advierte que nos hemos convertido en los mayores consumidores de comida chatarra, de productos ultraprocesados y de bebidas gaseosas y azucaradas en exceso. El director de ese organismo cívico, Alejandro Calvillo, reveló que, por enfermedades relacionadas con la mala alimentación se registran 23 muertos cada hora, además, hoy son 106 mil muertes anuales por diabetes, cuando en el año 2000 eran 46 mil: más del doble.

La ‘nueva normalidad’, al término de la pandemia, implica un drástico cambio en la pésima alimentación cuya grave consecuencia es un sistema inmunológico débil, por lo que, desde ya, debemos aprender otra lección del coronavirus y transformar el obeso y enfermizo color del cristal de la desnutrición y el sobrepeso, por el esbelto y sano color del cristal del consumo saludable e inteligente de alimentos naturales provenientes de la agricultura tradicional, los productos locales y eliminar de la dieta los productos chatarra ultraprocesados, recordando que los malos hábitos alimenticios constituyen el principal aliado del COVID-19.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top