CRISTALES. México rico y mexicanos pobres

 

Hoy me refiero a la absurda contradicción de que México sea un país rico y haya decenas de millones de mexicanos pobres. Ocupamos el lugar número 20 con más millonarios del mundo, pero estamos en el 15° donde existen más pobres, consecuencia de la histórica desigualdad en la que los más acaudalados equivalen al 1% de la población y acumulan una riqueza similar a la del 95% de los mexicanos. Dos terceras partes de los bienes y propiedades del país -tierras, empresas, explotaciones mineras y activos financieros-, se concentran en manos del 10% de los habitantes. Durante más de dos décadas de apertura económica y comercial, los beneficios se quedaron en unos cuantos; de ahí que el problema no sea la riqueza sino la forma en que ésta se reparte y el modelo que permite su acumulación en unos pocos. Por ello, el ITAM advierte: ‘las decisiones se toman por una élite para una élite, y que son fiscalizadas por la misma élite’.

Otro dato revelador: el patrimonio de los más ricos crece a un ritmo mayor al de la economía. De 2003 a 2014, la riqueza aumentó en promedio 8% anual, mientras que el crecimiento del PIB fue de 2.6%, profundizando la desigualdad. Así, quienes cuentan con activos financieros tienen mayor posibilidad de aumentar su fortuna, lo que no pasa con los trabajadores, cuyo ingreso depende de su sueldo. Por su parte, el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social, reveló hoy que los mexicanos que no pudieron adquirir la canasta básica alimentaria aumentó a 40% entre el 3° y 4° trimestre de 2018, en tanto que el ingreso laboral tuvo una disminución trimestral de 1.2% o 21 pesos durante los últimos tres meses de ese año al pasar de mil 739 a mil 718 pesos mensuales.

Así, mientras que la mayoría ciudadana permanezca en la apatía, el letargo y el conformismo, consintiendo la ambición desmedida, la corrupción y el desprecio de la acaudalada minoría por los demás, no podremos cambiar el opresivo color del cristal de la inequidad por el liberador color del cristal de la igualdad y la justicia social, para seguir condenados a continuar viviendo en un México rico con mexicanos pobres.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top