CRISTALES. Ni tanto que queme al banco… 

 

Ni tanto que queme al banco…

En esta ocasión nos referimos a la paráfrasis del refrán ‘Ni tanto que queme al santo…’, a propósito de la iniciativa que presentó el senador Ricardo Monreal, de eliminar varias comisiones que cobran los bancos, lo que provocó una caída de 5.8% en la Bolsa de Valores el día de ayer. Y aunque el próximo titular de Hacienda Carlos Urzúa, al grito de ‘serenos morenos’, pidió a los legisladores morenistas revisar los impactos de sus iniciativas antes de presentarlas, hoy la oficina de Ricardo Monreal confirmó que la iniciativa sigue firme, pero va a abrir un diálogo con los directamente involucrados. Y el partido se lavó las manos: su dirigente nacional Yeidkol Polevnsky aclaró que la iniciativa es de Ricardo Monreal, no de Morena.

Y si bien, el senador se aceleró con la propuesta sin cabildearla antes con los banqueros ni prever los efectos de la abrupta caída de la Bolsa que perdió más de 100 mmdp, también es cierto que sí abusan los bancos con el cobro de comisiones: un reporte de Condusef revela que en 2017 los ingresos de la banca en México por este concepto ascendieron a 75 mmdp, cuando en 2013 sumaron 47 mil millones, es decir 60% más en 4 años, y sus ganancias son mucho, mayores aquí que en sus países de origen: Santander obtiene en México, de las comisiones que cobra, el 39% de sus ingresos totales, mientras que en España es el 20%; BBVA el 36% en nuestro país, contra el 19 en España; HSBC el 33 aquí y el 25 en Inglaterra; Citibanamex el 33% en nuestro país y el 18 en EU; y Scotiabank el 19 en México y el 14% en Canadá. ¿Qué le parece?

Y como siempre, el justo medio es lo correcto; que los bancos cobren lo justo –porque tampoco se trata de eliminar comisiones, sino frenar su voracidad- y que los legisladores de Morena no se aceleren en sus decisiones tomadas bajo los embriagadores efectos del poder. De ahí la necesidad de cambiar el rígido color del cristal de las posturas prepotentes, autoritarias e inflexibles, por el empático color del cristal del diálogo, la concertación y el consenso para llegar a acuerdos que beneficien a todas las partes, de tal forma que se haga efectiva la paráfrasis del refrán: “ni tanto que queme al banco, ni tanto que no lo alumbre”.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top