CRISTALES. Precarias condiciones del sector laboral

En esta ocasión nos referimos a las precarias condiciones que sufre el sector laboral en México y en el resto del planeta. Cientos de miles de trabajadores de todo el mundo salieron ayer a las calles para exigir mejores condiciones laborales, en el marco de la conmemoración del Primero de Mayo. México y La Laguna no fueron la excepción con marchas protestando por salarios bajos, condiciones deplorables, falta de equipo, herramientas e insumos y pensiones raquíticas, entre otras quejas. Análisis de especialistas coinciden en que comida pobre, empleos duros y jornadas largas apagan pronto la vida de los obreros mexicanos La esperanza se debilita para los sectores de la población que ejecutan los trabajos más duros

Un albañil de 45 años, entrevistado por la agencia EFE, cuenta que “la Coca Cola es lo más esencial que puede haber en una obra”. Asegura que algunos “se llegan a tomar hasta dos litros y medio al día”, además de la comida grasosa y nada nutritiva que consumen en el descanso. Laborar más de diez horas diarias en la obra, en las minas, en las cosechas y en fábricas con actividades riesgosas que escapan de la vigilancia oficial, merma la salud de manera progresiva. Datos del nuevo Observatorio de Trabajo Digno arrojan que la pobreza continúa siendo parte de las condiciones laborales, herencia al Gobierno actual del sexenio de Enrique Peña Nieto. La información revela que hay 7.7 millones de personas que se encuentran excluidas del empleo, una tasa del 12%, cuatro veces mayor a lo que se informa oficialmente del 3 por ciento, que es solo una parte.

La reforma laboral, recientemente aprobada, no genera altas expectativas para mejorar el nivel de vida de la clase trabajadora; por el contrario: dejar fuera de esa legislación el sistema outsourcing o subcontratación, deja en el desamparo al empleado al no garantizar su estabilidad laboral y se considera una  forma de explotación a gran escala de la que difícilmente puede salir, por lo que se ve remota la posibilidad de cambiar el árido color del desolador presente del sector laboral por el fructífero color de un mejor futuro que revierta las precarias condiciones de la clase trabajadora.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

 

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top