CRISTALES. Refutar con argumentos, no con agresiones

 

No respondo a las agresiones verbales de radioescuchas ni cibernautas, siguiendo la máxima popular: a gritos de marrano, oídos de matancero. En cambio sí me gusta dialogar con quienes argumentan divergencias y discrepancias en torno a mis afirmaciones, en el entendido que nadie tiene la verdad absoluta y cada quien es libre de pensar y de creer en lo que le dé su real y regalada gana. Tampoco es mi intención convencer a nadie de lo que pienso, pero tengo la capacidad de escuchar un buen razonamiento que me convenza y rectificar un punto de vista que tenía mal enfocado, por lo que exhorto a los detractores de mis posturas a refutar con argumentos, no con agresiones. Hablar corresponde a la gente; pelear, a los animales.

En respuesta a algunos radioescuchas y cibernautas, le aclaro que no es nada personal, ni con ellos ni con AMLO. Mis críticas y señalamientos son hacia sus decisiones, acciones y omisiones que considero erróneas, y las fundamento con cifras, datos duros e informes de fuentes oficiales y organismos de la sociedad civil, como México Evalúa que en su análisis “Mala calidad del gasto”, da cuenta de que, de cada 100 pesos que el sector público invirtió en el primer trimestre del año, “46 fueron para Pemex, 3 para educación y… ¡sólo 1 para salud!”, ya con el Covid-19 encima. Esto, mientras que los contribuyentes aportaron a las arcas 69 pesos de cada cien, y los ingresos petroleros sólo 9 de cada cien. Así las prioridades del gasto en la 4T.

¿Alguien con dos dedos de frente puede aprobar y justificar estas cifras? ¿O el recorte del 75% a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas so  pretexto del decreto de austeridad? ¿O la cancelación de los proyectos multimillonarios de inversión privada para energías eólica y solar? ¿O un largo etcétera acumulado a lo largo de año y medio de decisiones erróneas y acciones equivocadas? Por ello, es un ineludible deber cívico comprometernos a cambiar el confuso y difuso color del cristal de la ilusoria y oropelesca percepción gubernamental por el preciso y conciso color del cristal de la cruda realidad que urge transformar, a pesar de los que refutan con pueriles agresiones y no con argumentos sólidos y convincentes.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top